SORPRESA Y CONMOCIÓN

SORPRESA Y CONMOCIÓN

El exmanejador de Héctor Camacho, Ismael Leandry, fue de los primeros en llegar anoche al Centro Médico para ver la condición del excampeón que fue herido de bala y se debatía entre la vida y la muerte.

“Lo tienen en intensivo. No lo han dejado ver. Su mamá no ha llegado. Nos dicen que le dieron unos tiros en el cuello y en la cara… que lo encontraron tirado en el piso. Si estaba tirado en el piso, es que estaba herido gravemente. Si está vivo es por su fortaleza física”, dijo Leandry, quien quiere pensar que Camacho fue víctima de la ola criminal que se vive en el país.

“Él está viviendo todo el tiempo en Puerto Rico. A veces viaja a Miami, para salir en programas de televisión… lo veo casi todos los días. No se sabe qué pasó. Estamos viviendo en un país en el que a veces le tiran a otro y las balas lo cogen a uno… lo que yo sí sé es que él no estaba por ahí haciendo trampas ni nada. No necesita hacerlo. El es millonario”, afirmó Leandry.

No es la primera vez que Camacho pasa por un incidente así. En el 2011 también fue tiroteado cerca del residencial Luis Lloréns Torres en Santurce. En el pasado, Camacho estuvo en cárcel por escalamiento.

Y el pasado año también ganó exposición pública al participar en el programa Mira Quién Baila de Univisión.

Camacho, de 50 años, fue cuatro veces campeón en tres categorías y en su carrera se caracterizó por su estilo escurridizo y excéntrico dentro y fuera del ring. Tuvo grandes combates ante Edwin “Chapo” Rosario, Julio César Chávez, Roberto “Manos de Piedra” Durán, y, an te Félix ‘Tito’ Trinidad y Óscar de la Hoya. Su última pelea fue el 14 de mayo 2010.

Anoche, la noticia resultó sorpresiva y lamentable para la familia del boxeo.

“Me sorprende mucho”, dijo el expresidente de la Comisión de Boxeo Profesional, José “Toto” Peñagarícano. “Compartí con él hace poco y lucía tranquilo. Es lamentable que le esté pasando esto a una figura que le dio tanta gloria a Puerto Rico”, agregó.

La noticia corrió como la pólvora y el entrenador José Bonilla se enteró a los 15 minutos en California.

“Estoy procesando la noticia. Es muy lamentable que estén ocurriendo cosas así en Puerto Rico”, dijo Bonilla. Hoy [ayer] mismo estaba leyendo una revista que resaltaba que Camacho tenía las mejores piernas y las manos más rápidas. Espero que salga bien”, abundó Bonilla.

Mientras, el promotor Peter Rivera supo de la noticia a través de El Nuevo Día. “Estoy en ‘shock’. Es increíble que le haya pasado en su mismo pueblo donde es muy querido. Hace un mes estuve con él en una cartelera y lo vi normal, con su misma personalidad. Dios quiera que sobreviva a esto”, dijo Rivera.