Museo compra obra de puertorriqueño

Nueva York/EFE — El Museo de Brooklyn en Nueva York anunció que ha adquirido la obra neoclásica “Doña María de los Dolores Gutiérrez del Mazo y Pérez”, del pintor puertorriqueño José Campeche, que nunca ha sido exhibida.

Campeche (1751-1809), considerado el primer pintor puertorriqueño y uno de los más importantes de América Latina del siglo XVIII, hizo el retrato en 1776 con motivo de la celebración de la boda de la española Gutiérrez del Mazo y Pérez con Don Benito Pérez, un teniente de navío de la Armada Real de España.

Para esta obra, la mujer, que llegó a la isla procedente de Cádiz cuando tenía 15 años junto a su madre y padrastro, posó para Campeche en su hogar en San Juan vistiendo un camisero blanco de muselina, con collar y pendientes de diamantes.

En su mano izquierda sostiene una copia de la obra “La fuerza del amor conyugal”, de Manuel Bellosarte, y con la derecha hace un gesto hacia dos cartas plegadas sobre una mesa.

Dos años después, Gutiérrez del Mazo y Pérez murió durante el parto de su primer hijo.

El retrato nunca fue mostrado públicamente y permaneció en poder sus descendientes hasta este año, cuando fue adquirido por el Museo de Brooklyn, el primero que compran de Campeche, y formará parte de la muestra “Behind Closed Doors: Art in the Spanish American Home” que cubre los periodos entre 1492 y 1898.

La exhibición estará abierta al público del 20 de septiembre de 2013 al 12 de enero de 2014, para luego viajar a otros tres lugares en Estados Unidos

La obra de Campeche, que nació en San Juan hijo de una española y un negro liberto, fue resultado de su habilidad natural ya que por su condición económica no pudo salir de la isla a estudiar.

En su obra se destacan dos periodos importantes: de 1763 a 1776 en la que se desarrolla casi por instinto bajo los consejos de su padre y de algún sacerdote, y de 1776 hasta su muerte, en que influyó en su trabajo el pintor español Luis Paret y Alcázar (1746-1799), que estudió en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y se radicó en la isla tras haber sido desterrado.