El mejor plan para la educación de tu hijo

Invertir en los estudios superiores de tu vástago es la decisión más sabia a tomar para su futuro

Por mucho que cueste, la educación superior de tu hijo es una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu vida. Dos de los más populares medios que nos permiten ahorrar para eso son el Coverdell Education Savings Account (ESA) y los Planes 529. Veamos cuáles son los detalles comunes a ambos:

Ofrecen a sus dueños excelentes beneficios de ahorro de impuestos y les brindan un gran control sobre sus bienes financieros

Las ganancias que acumulen estas cuentas y el dinero que se extraiga de ellos para pagar gastos de educación, no tienen que pagar impuestos federales (y muchas veces, tampoco impuestos estatales).

Permiten transferir los fondos de educación a otro hijo si el beneficiario original no quiere, o no puede, asistir a la universidad, o no usa todo el dinero que tenía a su disposición.

Diferencias

Coverdell Education Savings Account

Te permite depositar cada año en una cuenta especial un máximo de $2,000 libres de impuestos por beneficiario de menos de 18 años.

Entre más dinero ganes, menos contribuciones te permitirán hacer.

Puedes escoger si quieres invertir ese dinero en acciones, bonos, fondos mutuos o, sencillamente, dejarlo en efectivo.

Los fondos pueden usarse para pagar también gastos de estudios en la escuela primaria y la secundaria.

Si te arrepientes, puedes transferir el dinero a un 529 sin penalidades.

El beneficiario puede disponer de esos fondos (sólo para fines de educación) cuando llegue a los 18 años.

Tiene un récord de desempeño más seguro que los 529.

Planes 529

Es un plan estatal, y cada estado ofrece uno o más de ellos.

Tienes un límite de $294,000 por beneficiario, ajustable anualmente.

No importa cuánto dinero ganes y no tiene límite de edad para el beneficiario

En este plan los padres del beneficiario tienen el control del dinero en todo momento.

Tu estado pudiera ofrecerte deducciones de impuestos por lo que contribuyas a un plan local, becas y hasta contribuciones a nivel de las tuyas.

El dinero sólo puede usarse para gastos de estudio en colleges y universidades acreditadas, públicas o privadas.

Sus fondos sólo pueden invertirse en el tipo de portafolio específico que te ofrezca el plan estatal en el que participas y sólo te permiten cambiar de inversiones una vez al año, o si cambias el beneficiario.

Si quieres transferir el dinero a un Coverdell, tendrás que pagar penalidades.

Cómo combinarlos

Si tienes dinero suficiente, durante el mismo año puedes contribuir a ambos planes para el mismo beneficiario, lo que te permitirá:

diversificarte — parte de tu dinero asegura un buen precio de matrícula en el futuro (si escoges un 529 de matrícula prepagada) y con la otra parte puedes hacer inversiones que te den más rendimiento.

obtener deducciones de impuestos de tu programa 529 estatal e invertir como quieras tu dinero del Coverdell.

si temes que el dinero del Coverdell no te alcance para pagar toda la matrícula, un 529 te servirá de garantía de que eso no suceda.