Las calificaciones son importantes…¡Revíselas!

Cada estudiante de Kindergarten a 12 grado en la ciudad de Nueva York pronto recibirá sus calificaciones que muestran su desempeño en el primer trimestre del año escolar. Como padres deben revisar bien estas calificaciones.

Primero revise las calificaciones de las clases mayores, como inglés y matemáticas. Si son buenas elogie a su hijo y dígale lo orgulloso que está de su esfuerzo.

Segundo, si hay una clase en la que su hijo no tuvo buen resultado, pregúntele por qué piensa que sacó notas bajas. También debe ir a la escuela y hablar con el maestro sobre el esfuerzo de su hijo. El maestro le debe mostrar cómo calculó esta calificación. En su calculación el maestro debe mostrar las notas que su hija ha recibido de exámenes o asignaturas y cuáles fueron utilizadas para calcular la nota final.

Un maestro que no puede mostrarle cómo calcula el grado de cada estudiante no está haciendo su trabajo. Para cada calificación de cada estudiante debe de haber evidencia que apoye esa nota.

El maestro puede mostrar un récord de las tareas completadas, calificaciones de asignaciones, pruebas, o aun un récord de participación oral en clase. Hay muchas maneras que un maestro puede mantener un registro de evidencia sobre trabajo hecho por el estudiante para calcular la nota final.

Lo que nunca debe suceder es que un maestro determine la calificación final basado en “observaciones”. Esa palabra es código para decir que este maestro calificó a cada estudiante sólo por lo que él sentía y no basado en la evidencia real de rendimiento de los estudiantes. Si es cierto que la calificación fue basada en “observaciones”, entonces el maestro debe tener un registro que indique lo que observó, cuándo se observó y el criterio que determina el grado de lo observado. Sin esta evidencia la calificación no es válida.

Si usted sospecha que esto ha ocurrido con su hijo, vaya directamente al subdirector o directora de la escuela y explique la situación de su hijo. Ellos investigarán al maestro y tomarán una determinación.

Una vez, un padre cuestionó una nota en las calificaciones de un alumno y cuando investigué encontré un error de la computadora. Este padre me ayudó a corregir el error en las calificaciones de otros estudiantes. Yo estaba muy agradecida de que este padre me trajo la cuestión porque así pude remediar el problema de varios otros estudiantes.

Nunca tengan miedo de hacer preguntas y expresar sus preocupaciones al director de la escuela. Ellos deben querer oír sus preocupaciones, porque si no lo saben no pueden hacer nada para resolverlos. Y cada director de escuela debe querer asegurarse de que su escuela está haciendo lo mejor por sus alumnos y padres.

Escriba sus comentarios en mi página

https://www.facebook.com/Dr.VasthiAcosta