Calderón apunta ahora a Harvard

MÉXICO, D.F. — Los músicos lo miraron acercarse. El presidente Felipe Calderón vestía informal. Un pantalón caqui y una chamarra casual desde la que extendió una mano para despedirse y hacer una particular petición a la Orquesta Sinfónica de Zacatecas: ¡que toquen Las Golondrinas!

“A dónde irá veloz y fatigada/ la golondrina que de aquí se va/No tiene cielo, te mira angustiada/ sin paz ni abrigo que la vio partir…”, complacieron los concertistas a principios de noviembre para dar la emotiva nota al final del sexenio del mandatario.

“Sin saber a dónde va”, reconoció horas después su esposa y Primera Dama Margarita Zavala: la familia valoraba si se quedaba o no en México…

Finalmente la jaló Estados Unidos: a tres días de finalizar su mandato, Calderón informó ayer que se trasladará a la Universidad de Harvard para convertirse en académico de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy desde enero hasta diciembre de 2013.

“Estoy muy emocionado de regresar”, dijo a través de un comunicado de la Universidad de Harvard para recordar que estudió ahí una maestría en Administración Pública, previo a tomar el máximo poder en México.

“Esta beca será una gran oportunidad para mí para reflexionar sobre mis seis años en el cargo… ¡sobre los muchos desafíos que enfrentamos!”.

Calderón se convertirá en el primer participante invitado al Programa Angelopoulos de Líderes Públicos Globales que tiene como propósito albergar a figuras internacionales para conferencias, interactuar con promesas políticas, intelectuales e investigadores.

Desde su última gira por Rusia, el presidente adelantó que al concluir sus seis años en el poder – el próximo 1 de diciembre- se veía “en la academia”, en “asesorías en temas de infraestructura”, en “consultorías” o “escribiendo un libro”.

En agosto pasado, la prensa texana informó sobre dos supuestas reuniones entre Calderón y el presidente de la Universidad de Texas, William Powers, con miras a abrirse un espacio, aunque también se le había visto rondar Georgetown, Standford y Harvard.

“Es el camino que han seguido los ex presidentes de México”, recuerda Alejandro Herrera, analista político de la Universidad Iberoamericana.

Entre los ex mandatarios que tomaron un segundo aire en la ruta internacional, Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) ha sido conferencista en Oxford y asesor del Grupo Dow Jones; Ernesto Zedillo (1994-2000) es profesor en Yale y Vicente Fox recorre Latinoamérica como consultor empresarial.