Miles se preparan para el fin del mundo

Washington/EFE — Algunos “preparacionistas” esperan el colapso de la sociedad y otros el fin del mundo, pero millones de ellos en Estados Unidos se aprestan para una calamidad que, según creen, podría ocurrir en unas tres semanas.

Los “preppers”, como se les llama tienen hasta su propio “reality show” nada menos que en el canal de National Geographic, y muchos de ellos vinculan sus expectativas con el calendario maya y el 21 de diciembre.

La red Piedmont Virginia Preppers explica en su portal, con precisión y jerga técnica, que las catástrofes pueden ir desde “WWL”, la sigla en inglés para un mundo sin leyes tras la debacle social y económica, hasta TEOTWAWKI, o “el fin del mundo tal como lo conocemos”, el apocalipsis.

En medio puede ocurrir un SHTF -sigla que corresponde, literalmente, a “la mierda salpica desde el ventilador”- que es algún desastre de carácter regional como un huracán, una gran inundación, o disturbios y motines.

Los “preparacionistas” que esperan un descalabro del gobierno y las instituciones sociales acumulan alimentos, medicamentos, herramientas, linternas, baterías y, por supuesto, armas y munición. Los que esperan un colapso económico y financiero acaparan monedas de oro, compran tierras, fertilizante, semillas.

Y los que, por sus creencias religiosas, esperan el fin del mundo guardan todo lo mencionado sin que expliquen muy bien con qué propósito, dado que todo habrá terminado. Los agentes del apocalipsis, según este sector de preocupados, incluyen una supertormenta solar, el impacto de un meteorito gigante y la subida de los niveles del mar.

Por alguna razón la elección en 2008 del primer presidente afroamericano del país, Barack Obama, aceleró las preparaciones de cientos de miles de familias que vieron en ello un signo del fin de los tiempos.

La reciente recesión económica, la crisis en 2011 en torno al límite de la deuda del país, y la retórica alarmista que precede al “precipicio fiscal” que supuestamente ocurrirá a fin de este año, han reforzado las aprensiones de otros preparacionistas.

“Hay numerosos acontecimientos que podrían crear una situación en las ciudades donde las revueltas civiles son muy probables”, dijo al diario The Washington Post el representante republicano en la asamblea legislativa del Estado de Maryland, Roscoe Bartlett.