Neoyorquinos mayores de 55 años no hallan empleo

Miles ven limitadas sus oportunidades laborales debido a su edad

NUEVA YORK – En tiempo de crisis conseguir un trabajo no es fácil y mas complicado aun para las personas de 55 años o mayores.

Por lo que para contrarrestar la situación, miembros del comité de Trabajo y Servicio Civil del Concejo de la ciudad de Nueva York, impulsan una resolución para hacer un llamado a los empleadores animándolos a que empleen entre sus filas a trabajadores de más de 55 años de edad.

Raúl Cisneros, 59, refiriéndose a como la edad -en vez de ser una ventaja- se le ha devuelto en su contra, dijo “es algo que uno piensa que no le pasará jamás”.

“He ido a varias entrevistas, pero la competencia con los postulantes jóvenes es desigual, no importa mi experiencia y tiene mucho que ver con la edad”, sostuvo Cisneros, vendedor de seguros, que se quedó sin trabajo hace seis meses.

El Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, indicó que de los 14.9 millones de personas desempleadas, mas de 2.2 millones son mayores de 55 años y cerca de la mitad de esa cifra, ha estado sin empleo por un período de mas de seis meses.

Los números reflejan además que, a un trabajador de 55 años o más, le toma un promedio de 54 semanas el conseguir un nuevo trabajo, comparado con las 36 semanas que le lleva a una persona más joven.

Aunque las leyes federales y del estado prohíben la discriminación por edad, Zoraida López aseguró que no es fácil probar que no se le contrata a una persona basado solo en esta condición. “Si me ven a mi, que tengo 62 y a otra joven que se presenta para el mismo trabajo de recepcionista, es mas que obvio adivinar a quien van a elegir”.

López trabaja desde hace seis años como asistente en empleos temporales y afirmó que por ahora “me conformo con lo que me resulta, porque tengo que pagar mis cuentas”.

Un reporte de la División de Servicios Humanos del Concejo indica que aproximadamente un millón -23%- de los residentes en la ciudad de Nueva York, tiene más de 60 años, una figura que se proyecta que aumentará en un 50%, durante las próximas dos décadas. Lo que traducido en números significa que para 2030, uno de cada cuatro neoyorquinos tendrá 60 años o más.

Suleika Cabrera Dianane, directora del Instituto Puertorriqueño Hispano para Personas Mayores, recalcó que apoya la resolución y consideró además que, “la fuerza laboral madura es necesaria y puede desarrollarse en diferentes campos como mentores, porque tienen más experiencia”.

Sin embargo Cabrera Dianane, aclaró que a la hora de otorgarse un trabajo se le debe “dar oportunidad a todos por igual, independientemente de la edad del postulante”.

Una encuesta de la AARP (una organización nacional que ofrece servicios complementarios para personas mayores de 50 años), arrojó que solo el 18% de los negocios ofrecen trabajo -parte de tiempo con beneficios- y solamente el 25% de los negocios que participaron en el sondeo, ofreció capacitación a sus supervisores sobre las formas de utilizar a los trabajadores mayores.