Había una vez, una quinceañera…

La celebración de los quince años data de la época de los indios aztecas, cerca del año 500 A.C. En…
Había una vez, una quinceañera…
Foto: Facebook

La celebración de los quince años data de la época de los indios aztecas, cerca del año 500 A.C. En aquellos tiempos, las niñas eran consideradas mujeres al cumplir 15 años, y como parte del ritual, las mujeres de la familia, se daban a la tarea de educarla sobre sus nuevas responsabilidades. Con el pasar de los años, las influencias culturales y comerciales han convertido, lo que antes era una fiesta familiar, en todo un acontecimiento social.

Hoy en día, las expectativas de la quinceañera moderna van mucho más allá del tradicional vestido rosado. La fiesta tiene que ser por todo lo alto. Para estar a tono con las exigencias de la moda, muchos diseñadores y casas de moda cuentan con una amplia colección de vestidos apropiados para la ocasión.

No todas las chicas quieren verse como una princesa el día de sus quince años. Muchas quieren lucir como las jóvenes mujeres sofisticadas que son. Si este es tu caso, aléjate de los vestidos tradicionales y concéntrate en encontrar tu propio estilo.

El vestido no tiene que ser ni corto, ni largo, pero si debe reflejar tu personalidad. El vestido moderno se caracteriza porque se sale de las normas pautadas, este puede ser muy estilizado y un tanto sexy. Debes tomar en cuenta que el vestido que escojas debe acentuar la forma de tu cuerpo y que esté en armonía con tu edad. Un ejemplo de un estilo moderno es un vestido de corte imperio o corte de sirena. ¿Qué tal un corte de princesa, pero con volantes fruncidos? Quizás un corte angelical te siente mejor. La variedad es casi infinita. Existe un sinnúmero de estilos con los cuales puedes experimentar.

El color de tu vestido debe acentuar el tono de tu piel y cabello, aparte de que te debe hacer sobresalir entre tus invitados. La combinación de los colores, la iluminación y la decoración, deben armonizar para crear un espacio mágico, y tu vestido debe ser la pieza central que una todos los demás detalles para crear una celebración memorable.

El tiempo es esencial para explorar tus opciones así que puedes comenzar tu búsqueda de opciones en Internet y cuando tengas una idea de lo que quieres, visita las tiendas o lleva tu idea a la modista. Un día tan importante merece mucha atención a los detalles. Y en ese día debes lucir deslumbrante. Serás quinceañera solo una vez, así que esa vez hazla inolvidable.