Messi deja pendiente el récord

La 'Pulga' sale del campo lesionado al minuto 87 del juego ante Benfica
Messi deja pendiente el récord

BARCELONA, España (AP).— Una noche que se antojaba mágica para Lionel Messi acabó en desgracia para el astro argentino, quien inició de suplente el partido de Liga de Campeones que Benfica y Barcelona empataron ayer 0-0, y se tuvo que ir antes de tiempo, en camilla y lesionado.

Messi, que llegó a este juego con posibilidades de igualar o rebasar el récord de 85 goles en un año calendario del alemán Gerd Muller, entró a los 58 minutos, en sustitución del joven Rafinha, y abandonó la cancha a falta de tres para el final, tras caer lesionado luego de chocar con el arquero del Benfica, Artur, aparentemente lastimándose la rodilla izquierda.

“Está tranquilo, con la preocupación lógica de quien no sabe lo que tiene. Esperamos las pruebas médicas, pero la sensación es que sólo fue un golpe”, declaró el timonel azulgrana Tito Vilanova.

El partido era intrascendente para el Barsa, que ya tenía sellado su pase a los octavos de la Champions como líder del Grupo G, pero no para el Benfica, que se quedó sin boleto al vencer el Celtic al Spartak de Moscú, 2-1, en Glasgow.

“Hicimos lo que nadie hizo aquí, y eso me dice que no es arriesgado que el Benfica pueda ganar ahora la Liga Europa”, se consoló el técnico lisboeta Jorge Jesús.

Sí pesaba lo del récord para Messi, quien acumula 84 dianas en 2012 en el computo de competiciones (72 con el club azulgrana y 12 con la selección argentina) y al que, a esperas de conocer el alcance de su lesión, aún le restan cuatro partidos antes del año entrante para igualar o superar la mítica marca del germano.

Pese a una convocatoria plagada de jóvenes canteranos y con otras ausencias ilustres, Vilanova había anunciado en la previa que citaba a Lionel Messi “porque donde más a gusto se encuentra es compitiendo”, y la noticia de su suplencia sorprendió en una noche en que todo parecía favorable para que el rosarino entrara de nuevo en la historia futbolística.

“Habíamos hablado de que jugara, pero no por el récord. Si eso importara, hubiera jugado [en la Copa del Rey] contra el Alavés”, justificó Vilanova.

Al equipo de Jorge Jesús se le abrió el cielo a los 11 minutos cuando Rodrigo Moreno, flanqueado por Nolito y el brasileño Lima, se plantó frente al arquero azulgrana José Manuel Pinto con todo a su favor. Pero al excanterano del Real Madrid se le nublaron las ideas, colocando con el interior de su diestra el balón a un palmo del poste derecho del habitual suplente de Víctor Valdés.

El Benfica quería la victoria y se acercó un poco más cuando Nolito volvió a habilitar a Lima, pero el ariete estampó el balón en el poste.

Peor noticia eran los cánticos desde la grada reclamando a Messi y, cuando éste salió a calentar en solitario al poco de la reanudación, la sombra del astro pareció ofuscar el juego del cuadro visitante, que esquivó el primero de David Villa en los instantes previos a la entrada a la cancha del rosarino, con media hora por delante para alcanzar a Muller.

Privado de la compañía de sus socios habituales: Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Cesc Fábregas, la “Pulga” sufrió para abastecerse de balones en el campo.

El Benfica centró sus esfuerzos en salvaguardar un empate finalmente inútil, momento en que se produjo la jugada desgraciada de Messi, quien se escapó y chocó con el arquero en su intento de recorte.

El argentino, trastabillando, aún tuvo tiempo de rematar antes de caer y llevarse las manos al rostro con un gesto de dolor.

Incapaz de levantarse y con la grada enmudecida, el astro argentino abandonó la cancha en un vehículo motorizado, y por una salida alternativa.

El pensamiento general en el Camp Nou era: que lo único que haya perdido el Barsa en este fin de año sea un récord.