Ponte en forma acelerando tu metabolismo

Ponerte en forma y llegar a tu peso ideal podría parecerte imposible si ya has ensayado varias dietas…
Sigue a El Diario NY en Facebook
Ponte en forma acelerando tu metabolismo
Foto: Flickr.com

Ponerte en forma y llegar a tu peso ideal podría parecerte imposible si ya has ensayado varias dietas y ejercicios, sin ningún resultado alentador. Sin embargo, la solución podría no estar en dejar de comer, sino en comer cinco veces al día para acelerar el metabolismo, haciendo énfasis en los alimentos ricos en proteínas que son los que más quitan el hambre y reduciendo los carbohidratos, azúcares y grasas.

El error más grande que cometen las personas que desean bajar de peso es dejar de desayunar, pues cuando se ingieren alimentos durante la hora siguiente al despertar en la mañana, sobre todo fibras y proteína, el metabolismo se acelera, haciendo que el cuerpo queme mayor cantidad de calorías.

Recuerda que durante la noche pasas un promedio de ocho horas sin ingerir alimentos, y si llegas a la hora del almuerzo sin haber desayunado, dejarás de quemar calorías y tu metabolismo se hará más lento. Las investigaciones realizadas al respecto han arrojado que cuando se toma un buen desayuno y no se come en exceso durante el resto del día es más fácil mantenerse en forma haciendo ejercicios.

Bebe no menos de un litro de agua al día para prevenir la retención de líquido. Quemar grasa es un proceso que necesita del agua para funcionar apropiadamente, y si la bebes helada, el cuerpo tendrá que quemar aún más calorías para calentarla. Se ha comprobado que el metabolismo aumenta en un 30 por ciento apenas unos minutos después de beber agua.

El té verde ayuda a quemar aproximadamente un 40 por ciento más de calorías diarias, ayudando así a reducir el peso corporal. Un efecto semejante tiene la leche, por lo que, según estudios, se pueden perder hasta 10 libras de grasa comiendo de tres a cuatro porciones de alimentos lácteos bajos en grasa, como el yogur, el queso y la leche descremada. Esto se debe a que la leche hace que el organismo queme más calorías después de cada comida.

Para aumentar el metabolismo, es más efectivo hacer ejercicios de gran intensidad por poco tiempo que ejercicios menos intensos por tiempos prolongados. Lo ideal es hacer 4 sesiones de ejercicios de 10 minutos cada una, lo cual acelera más el metabolismo que una sola sesión de 40 minutos.

El mejor momento del día para hacer ejercicios es tan pronto te levantes por la mañana, para acelerar al máximo el metabolismo y quemar más grasa. Es un error entrenar de noche, porque después te vas a acostar y el metabolismo desciende naturalmente, mientras que después de una rutina mañanera, seguirá el efecto quemador de grasa durante todo el día.

Después de tus ejercicios, desayuna y evita tomar café.

Muchas personas se quejan de no poder bajar de peso aunque se maten en el gimnasio y coman estrictamente lo necesario para vivir. En ocasiones esto sucede debido a un mal funcionamiento de la glándula tiroides.

Si sufres de hipotiroidismo, además de seguir las indicaciones de tu médico, puedes añadir a tu dieta alimentos ricos en selenio, vitamina E, yodo, zinc y cobre, nutrientes esenciales para que la tiroides funcione de manera correcta. Los mariscos, las nueces y semillas tienen un alto contenido de estas vitaminas y minerales que pueden regular y aumentar el metabolismo.