Exigen relojes en paradas de buses

Exigen relojes en paradas de buses
Los relojes de cuenta regresiva ya funcionan en estaciones del tren.
Foto: edlpcristina loboguerrero

NUEVA YORK — La incertidumbre de conocer el tiempo de espera entre autobuses se terminará si el Concejo de la ciudad aprueba una resolución que permite la instalación de un reloj de cuenta regresiva.

El concejal Brad Lender destacó que, con la tecnología disponible actualmente “podremos hacer que los autobuses sean más accesibles y predecibles”.

La resolución sometida ayer ante el Concejo pide a la Autoridad Metropolitana de Transporte MTA, y a la compañía Cemusa —entidad fabricante de las paradas de los autobuses— para que trabajen juntas en la instalación de una pantalla digital, en la que se avise a los usuarios de las distintas rutas, el tiempo de arribo de los autobuses.

Según explicó Lender, el costo de las pantallas no sería sufragado por la ciudad, por lo que se pide en la resolución permitir a Cemusa vender publicidad —en los espacios destinados en las paradas de autobuses— para recuperar la inversión.

María Arias, usuaria del sistema de autobuses, dijo que “para personas como nosotros, que no tenemos forma de adquirir un teléfono inteligente, sería de gran ayuda llegar a la parada de un autobús y saber a ciencia cierta cuanto tiempo debemos esperar para la llegada del nuestro”.

Actualmente, se está instalando en los autobuses un GPS (sistema de ubicación satelital), bajo el programa de “hora de autobuses”, que les permitirá a los usuarios —a través de los teléfonos inteligentes, mensajes de texto o por la página en el Internet del MTA— averiguar que tanto tardaría el próximo autobús. Proyecto que se estima concluirá a finales de 2013.

El concejal James Vacca, indicó que la instalación de las pantallas “dará oportunidad a los usuarios que no tienen acceso a la tecnología, para que puedan tener la misma información, especialmente a las personas mayores”.

Los primeros relojes con cuenta regresiva fueron instalados a comienzos de 2007 en la línea del tren L, desde entonces un total de 177 estaciones cuentan con dicho equipo electrónico que les avisa a los usuarios el tiempo aproximado del arribo del próximo tren.

La ciudad cuenta con aproximadamente 3,300 paradas de autobuses en los cinco condados.