NYC da trancazo a esclavitud sexual de mexicanas

Las mujeres eran reclutadas en México cuando tenían 14 y 15 años, y tras promesas de ofrecerles un buen futuro y matrimonio, eran obligadas a prostituirse en Estados Unidos
NYC da trancazo a esclavitud sexual de mexicanas
Al menos tres mujeres fueron liberadas tras las acusaciones presentadas ayer por la justicia de Nueva Yrok.
Foto: Archivo

NUEVA YORK – El pueblo mexicano de Tenancingo y la ciudad de Nueva York no tienen mucho en común pero las autoridades federales estadounidenses ya han establecido una clara conexión entre ambas regiones: el tráfico sexual.

Representantes de la fiscalía del distrito este de Nueva York anunciaron las extradiciones de cuatro mexicanos que se dedicaban a engañar a mujeres mexicanas y forzarlas a prostituirse en redes de tráfico sexual que tenían su origen en Tenancingo, en el estado de Tlaxcala, y que se extendían hasta Nueva York, donde la explotación proseguía.

En un primer caso, los hermanos Benito López-Pérez y Anastasio Romero-Pérez fueron extraditados y ayer comparecieron en la corte federal de Brooklyn para enfrentar hasta 25 cargos, que incluyen tráfico sexual, prostitución interestatal y lavado de dinero. Un tercer hermano, José Gabino Barrientos-Pérez fue extraditado y compareció ante la corte el 3 de diciembre. Enfrenta los mismos cargos. Aunque son apellidos compuestos que no coinciden, las autoridades dijeron que se trata de hermanos.

En un segundo caso, el mexicano Antonio Lira-Robles fue extraditado y compareció en la misma corte el mes pasado, anunció la fiscalía. Lira-Robles forma parte de un caso del que cuatro personas ya se han declarado culpables de tráfico sexual. La red de prostitución también nació en Tenancingo y, al igual que el caso de los tres hermanos, las víctimas eran traídas a Nueva York y forzadas a prostituirse.

Denuncias en Sunset Park, Brooklyn

“Estas mujeres eran forzadas a una esclavitud sexual”, dijo la fiscal general Loretta Lynch durante una rueda de prensa en Brooklyn en la que se mostraron mapas con una ruta marcada desde Tenancingo a Nueva York. “Lo podemos comparar con una esclavitud moderna”.

Los hermanos Pérez están acusados de prostituir a tres mujeres, aunque se sospecha que la cifra es más alta, dijeron las autoridades. Las tres fueron reclutadas cuando tenían 14 y 15 años en México, y tras promesas de ofrecerles un buen futuro y matrimonio con los acusados, fueron obligadas a prostituirse primero en México y después en Estados Unidos. Los hermanos Pérez empezaron a introducir ilegalmente a mujeres en Estados Unidos en julio del 2005.

Las víctimas eran transportadas por conductores a distintas ubicaciones de Nueva York, y hasta otros estados, para prostituirse, y el dinero que ganaban era enviado a familiares de los acusados en México. Robert Radick, el abogado de Romero-Pérez, rechazó hacer comentarios ayer, tras una solicitud de Associated Press. Kenneth Paul, abogado de López-Pérez, dijo que ambos hermanos se declararon no culpables.

“Avanzaremos el caso acorde con eso”, dijo Paul a Associated Press.

En el caso de Lira-Robles, la red de tráfico sexual también estaba organizada por un clan familiar, ya que el acusado trabajaba con sus primos Eleuterio Granados-Hernández y Samuel Granados-Hernández, señaló la fiscalía. Después de cortejar a mujeres y llevarlas a Tenancingo, las introducían después a Estados Unidos y las amenazaban con hacer daño a sus parientes si no se prostituían. Según la fiscalía, las mantenían en casas de los condados de El Bronx y el pueblo de Hempstead, cercano a Nueva York.

Lynch anunció también el rencuentro de una víctima mexicana de tráfico sexual con su hijo, tras 10 años de separación. En ese caso, la víctima había trabajado para el clan de Consuelo Carreto Valencia, que operaba también en Tenancingo y Nueva York.

El clan, cuyos miembros empezaron a ser extraditados a Estados Unidos en 2005, había mantenido al niño en México, mientras su madre era forzada a prostituirse en Estados Unidos. Las identidades de la madre y el niño no fueron divulgadas pero las autoridades dijeron que se reunieron en Estados Unidos recientemente.

“Aunque todos estos casos han ocurrido a lo largo de 10 años ilustran la omnipresente naturaleza del tráfico sexual entre México y Estados Unidos”, dijo Lynch, quien destacó la colaboración entre las autoridades mexicanas y estadounidenses para llevar a los acusados a la justicia.

La oficina de la fiscalía general de Brooklyn ha acusado formalmente a 52 personas de tráfico sexual y ha rescatado a más de 100 víctimas desde el 2004.