Penden de un fallo miles de parejas gays

Por todo el país esperan la decisión del Supremo para formalizar sus relaciones
Penden de un fallo miles de parejas gays
Terrenz Vong y Tran Le marchan en el Desfile del Año Lunar del Dragón Dorado. Ellas están esperando para casarse.
Foto: New American Media

Cuando Tran Le y Terrenz Vong marcharon en el desfile del Año Lunar del Dragón Dorado en Los Ángeles este año, su foto apareció en la segunda página del periódico Sing Tao Daily. La pareja dijo que su foto en el periódico chino más grande de Los Ángeles envió un mensaje claro a sus familias y sus comunidades.

“Una de las ideas equivocadas [en las comunidades asiáticas] es que no ven otras parejas como nosotras en los medios de comunicación”, dijo Le, una vietnamita estadounidense de 21 años de edad. Vong, su pareja, es una estadounidense de origen chino de 24 años de edad. “Cuando marchamos en el desfile, la gente que se parecía a mi abuela y a mi tía nos detuvo para tomarnos una foto”.

Aparecer en medios de comunicación asiático-americanos, dijo Le, “crea una sensación de normalidad en la sociedad”.

Le y Vong, quienes hablaron en una sesión informativa organizada por New America Media y la Coalición Breakthrough con sede en California, se encuentran entre las decenas de miles de parejas del mismo sexo en California que tienen que esperar hasta el próximo junio para ver si pueden casarse.

La Corte Suprema de los EEUU anunció el viernes 7 de diciembre que va a revisar dos casos importantes relacionados con la igualdad del matrimonio.

Uno de ellos es una objeción a la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA por sus siglas en inglés), la ley federal que niega a parejas del mismo sexo los mismos beneficios y protecciones federales que reciben las parejas casadas heterosexuales. Parejas casadas del mismo sexo, por ejemplo, no pueden declarar impuestos conjuntos, acceder a los beneficios de cónyuge sobreviviente bajo el Seguro Social, o solicitar un permiso de residencia a través de una pareja ciudadano de Estados Unidos.

El segundo caso que la Corte Suprema decidió revisar es una objeción a la decisión de la Corte del Noveno Circuito sobre la Proposición 8 de California. La Corte del Noveno Circuito dictaminó a principios de este año que la Proposición 8, la iniciativa aprobada por los votantes en el 2008 para prohibir el matrimonio entre parejas del mismo sexo en el estado, era inconstitucional.

La Corte ya había retrasado anunciar su decisión varias veces.

“Hemos estado esperando los resultados de la decisión cada viernes y lunes”, dijo Renata Moreira, directora de política y comunicación en Our Family Coalition en San Francisco. Ella y su compañera Lori Bilella están planeando casarse en Nueva York en su quinto aniversario el próximo septiembre. Pero se casarían antes en California, si pueden.

Ahora que la Corte Suprema anunció que va a revisar ambos casos, su decisiones sobre Proposición 8 y DOMA no se esperan hasta el próximo junio.

Christopher Stoll, abogado principal en el Centro Nacional para los Derechos de Lesbianas, dijo que el “peor escenario” para las parejas del mismo sexo como Moreira y su pareja sería que la Corte Suprema “defienda DOMA y la Proposición 8 y diga que parejas del mismo sexo no tienen un derecho constitucional a contraer matrimonio”.

Él no cree que ese es un escenario probable, pero si ocurre, dijo Stoll: “Eso nos dejaría en una situación en la que tendríamos que pasar muchos años para volver a los tribunales para conseguir que se anule”.

Muchas cosas han cambiado desde que los votantes de California aprobaron la Proposición 8 hace cuatro años.

Este año, los votantes en Maine, Maryland, y el estado de Washington aprobaron el matrimonio entre parejas del mismo sexo, marcando la primera vez que los derechos de matrimonio se han extendido a parejas del mismo sexo por el voto popular.

“En general, la mayoría de los votantes ahora apoyan el matrimonio entre parejas del mismo sexo”, dijo Amy Simon, una encuestadora y estratega de comunicaciones de Goodwin Simon Strategic Research. Simon describe el cambio como un “mar de cambio sobre el tiempo”, un incremento “relativamente rápido” y “constante” de apoyo a la igualdad en el matrimonio.

En el 2003, sólo el 37 por ciento de los adultos estadounidenses apoyaban el matrimonio homosexual. Para el 2009 y 2010, las encuestas mostraban un número aproximadamente igual a favor y en contra. Desde entonces, la mayoría de la población de los EEUU han aceptado los matrimonios homosexuales.

Cincuenta y uno por ciento de los adultos ahora apoyan la igualdad del matrimonio, en comparación con el 47 por ciento que se oponen, de acuerdo a una encuesta nacional de ABC News/Washington Post publicada en noviembre del 2012.

“No es sólo que los jóvenes que están a favor … son una parte más grande de la población”, dijo Simon. Apoyo a la igualdad en el matrimonio ha aumentado en todos los grupos, explicó – los jóvenes, adultos, ancianos, afroamericanos, latinos, asiáticos, blancos – en todas las regiones del país.