Caen las peligrosas “Barbies malas” de El Bronx

Desmantelan banda de mujeres latinas acusadas de asesinatos, asaltos y tráfico de drogas, entre otros crímenes
Caen las peligrosas “Barbies malas” de El Bronx
Las mujeres latinas operaban en el condado de El Bronx bajo el nombre de "Bad Barbies" (Barbies malas).
Foto: Archivo

Nueva York – El fiscal del distrito sur de Nueva York, Preet Bharara, presentó cargos criminales, que incluyen asesinato y robo, contra una banda de mujeres latinas que operaban en el condado de El Bronx bajo el nombre de “Bad Barbies” (Barbies malas).

Los cargos fueron presentados como parte de un operativo iniciado por la Policía y que concluyó la víspera con la presentación de cargos en contra de 40 pandilleros, entre los que destacan dos bandas de mujeres.

Entre los cargos contra los sospechosos están asesinato, intento de asesinato, asalto, tráfico de drogas y ofensas por portación de armas. Veintinueve de los detenidos fueron acusados de cometer nueve asesinatos.

Los pandilleros son parte de la Banda Trinitarios del Bronx (BTG), que empleaban a comandos de menor tamaño, entre los que destacaban las pandillas de mujeres “Bad Barbies” y “One Seven Hoes” (17 mujerzuelas).

En los últimos tres años, las autoridades de la ciudad han acusado a 119 supuestos miembros de los Trinitarios, banda fundada a finales de la década de 1980 y que hasta finales del año pasado era comandada por Leonidas Sierra desde la prisión de Attica.

De acuerdo con documentos de la fiscalía, los Trinitarios protegían lo que consideraba su territorio de otras bandas rivales, como Dominicans Don’t Play (los dominicanos no juegan), The Bloods (los sangres), The Crips y Latin Kings (reyes latinos).

María Mejía, de 24 años de edad, era supuestamente la encargada de liderar a las “Bad Barbies”, asociada a los Trinitarios, al igual que “Bad Boys” (chicos malos), “El Combo”, “Violating All Bitches” (violando a todas las hembras) y “One Seven Hoes”.

De acuerdo con el diario New York Post, Mejía es acusada de atraer a un hombre al frente de un bar mexicano en el Bronx, a donde le dispararon tras un intento de robo, en junio de 2011.

Asimismo, Mejía es acusada de asesinar en 2005 a Miguel Pérez, de 20 años y miembro de la banda rival “Dominicans Don’t Play”, debido a una venganza por la muerte de uno de los Trinitarios.

El fiscal de distrito, Preet Bharara, expresó en un comunicado que los Trinitarios eran “una máquina criminal altamente organizada” que protegía su territorio asesinando a rivales y que castigaba brutalmente a aquellos de sus miembros que no se ceñían a sus reglas.

“Estos cargos nos recuerdan que las pandillas de Nueva York están vivas y con buena salud, pero estamos dedicados a exterminarlas una por una”, prometió Bharara.

Indicó que aun cuando los Trinitarios no están terminados, la banda era “una especie en extinción” y que los jóvenes debían evitar afiliarse a ella, a menos de que quisieran “terminar muertos o en prisión”.