Reo quiere ser su propio abogado

Nueva York — Un individuo acusado de disparar contra dos policías, pidió ayer a un juez de la Corte Criminal de Queens que le permitiera representarse el mismo.

Antonio Olmeda, esposado y vistiendo el overol naranja de preso, también sostuvo su inocencia ante el juez Fernando Camacho.

Olmeda, de 54 años, fue representado por el abogado Garnett Sullivan, quien dijo no saber el porqué su cliente tomó esa decisión.

“El (Olmeda) mantiene su inocencia… el juez puso el caso para el 19 de diciembre para determinar si le van a permitir que se represente el mismo”, dijo Sullivan. “En la próxima audiencia, el caso se va a presentar frente a otro juez”.

Según el informe de la Policía, Olmeda llevaba una barba falsa, anteojos oscuros y un gorro cuando disparó contra dos policías que le pidieron que se identificara y sacara las manos del abrigo, en hechos ocurridos el 2 de diciembre de 2011.

El incidente ocurrió alrededor de las 3:45 p.m., frente al 37-55 de la calle 76 en Jackson Heights. En ese entonces, Olmeda logró escapar, pero fue captado por una cámara de seguridad cuando se iba despojando de la barba falsa, los anteojos y el sombrero; dejando todo tirado en el piso a una cuadra de los hechos. Los detectives recobraron esos objetos y los mantuvieron como evidencia.

Tras unos exámenes de ADN a la evidencia obtenida, los expertos determinaron que pertenecía a Olmeda, quien ya tenía un historial criminal.

Días después, el 9 de diciembre de 2011, fue capturado en Manhattan cuando estaba dentro de un automóvil y tenía en su posesión dos armas.

Olmeda enfrenta dos cargos por intento de asesinato, posesión criminal de un arma en segundo grado, agresión a un policía e intento de agresión en primer grado.

Olmeda salió de la sala judicial sin levantar la mirada. Aparentemente ningún familiar o conocido estaba entre la audiencia.