Se inicia juicio contra la empresa Sintel

Madrid/EFE — El juicio por la quiebra de Sintel, la antigua filial de Telefónica vendida a Mas Tec, empresa del cubano anticastrista exiliado en EEUU Jorge Mas Canosa y que dejó en el desempleo a más de 1,800 trabajadores, comienza hoy en la Audiencia Nacional en Madrid después de once años de espera.

Este juicio fue aplazado el 4 de noviembre para facilitar la aplicación del acuerdo extrajudicial alcanzado el pasado verano entre Mas Tec y los empleados de Sintel.

Por ese pacto, Mas Tec se comprometía a compensar a los 1,828 trabajadores de Sintel con 35 millones de euros en concepto de indemnización por su despido, pensiones y los daños y perjuicios causados por la quiebra, a cambio de que retiraran los cargos contra los directivos de la compañía.

Sin embargo, persisten discrepancias, en especial sobre la comisión que supervisa la liquidación de la compañía, que pide que una parte de esos 35 millones de euros se destine a los acreedores, lo que rechazan los abogados de los exempleados.

Así, ante la Audiencia Nacional comparecerán ocho directivos de la compañía que podrían afrontar penas de prisión de entre dos años y medio y cinco años y medio por los cargos de insolvencia punible, delito societario y contra la Hacienda Pública, además de 300 millones de euros de fianza para compensar a trabajadores y acreedores.

Entre los acusados figuran cuatro españoles: Ricardo Campos, ex consejero y vicepresidente de Sintel; Juan Antonio Casanova, ex consejero delegado de la compañía; Alfredo Flórez, exconsejero y exapoderado de Sintel y Pedro José Novela, ex director financiero.

El juicio se celebrará once años después de que la empresa fuera declarada en suspensión de pagos en 2001 con un déficit de 59.3 millones de euros.