Sufre ‘ofensa en lo político’

activistas reclaman tragua navideña

CHICAGO, Illinois (EFE).— El congresista demócrata Luis Gutiérrez dijo ayer estar “ofendido personal y políticamente” por la reciente detención de trabajadores indocumentados en una empresa que se encontraba cerca de Chicago, al tiempo que, por otro lado, activistas reclamaron que se hiciera una tregua navideña en las deportaciones.

“Me pregunto por qué hicieron una redada después de las elecciones y no antes, y por qué en Chicago y no en Los Ángeles, Nueva York o Miami”, dijo Gutiérrez durante una reunión con indocumentados en la Iglesia Metodista Lincoln de esta ciudad.

“Parecería que somos víctimas de nuestro liderazgo” en busca de la reforma migratoria, “lo que me ofende de manera personal y políticamente”, señaló el congresista demócrata.

Gutiérrez mencionó el “trabajo arduo” que realizó en la campaña para la reelección del presidente Barack Obama, y lamentó que el Gobierno no cumpla con sus promesas de enfocar su atención en la deportación de indocumentados con antecedentes criminales.

“No tiene ningún sentido anunciar soluciones para los hijos de los indocumentados y al mismo tiempo continuar deportando a los padres, y destruyendo familias trabajadoras”, dijo.

La reunión con unos 30 indocumentados, en su mayoría mexicanos, fue organizada por las agrupaciones Familia Latina Unida, Fuerza Juventud y Misión Anglicana Nuestra Señora de Guadalupe.