A punto de lograr acuerdo fiscal

Considera 'inconcebible' que no se haya aceptado la propuesta de la Casa Blanca

Guía de Regalos

A punto de lograr acuerdo fiscal
El presidente Barack Obama volvió a insistir en el nuevo presupuesto.

Washington/ap — Optimista pese a la aproximación de un plazo clave, el presidente Barack Obama dijo ayer que él y el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner están “muy cerca” de un acuerdo fiscal para evitar un golpe funesto a la economía con el inicio del nuevo año, pero que congresistas republicanos “siguen encontrando formas de decir no en lugar de formas de decir sí”.

Obama dijo que la solución al “precipicio fiscal” es un asunto de voluntad política. Dijo que luego de la masacre en una escuela primaria en Connecticut, la nación merece un acuerdo mutuo de sus líderes.

“Si algo debemos ganar de esta última semana, es un sentido de perspectiva”, dijo. Y llamó a los legisladores a deshacerse del belicismo partidista.

Sus comentarios se produjeron poco después de que la Casa Blanca amenazara con vetar un plan alterno de Boehner para evitar el llamado “precipicio fiscal”.

El republicano Boehner propuso el martes su ‘Plan B’, una medida que salvaría a todos los contribuyentes, salvo a los que devengan más de $1 millón, de un aumento automático en los impuestos, previsto para el primero de enero. La Casa Blanca consideró que el paquete de Boehner no eleva lo suficiente la recaudación a partir de las personas que más dinero ganan en el país, depositaría una gran carga sobre los hombros de la clase media para reducir el déficit y omite exenciones fiscales usadas por familias y empresas.

Boehner planea someter a voto su propuesta en la Cámara Baja hoy, con la esperanza de que ello aumente las presiones sobre Obama para hacer concesiones en las negociaciones. Sin un acuerdo entre las partes, la llegada de enero desataría aumentos automáticos de impuestos para casi todos los contribuyentes y severos recortes de gastos.

Boehner respondió a Obama con un tono desafiante. En una breve presentación ante reporteros, Boehner llamó al Presidente a ofrecer un plan de recorte de déficit equilibrado entre educción de gastos y aumentos de impuestos, y predijo que la Cámara Baja va a aprobar su plan.