Ansiedad en la vida moderna

Este trastorno puede combatirse y superarse. Actualmente, es uno de los problemas psicológicos más extendidos…

Guía de Regalos

Ansiedad en la vida moderna
Foto: Flickr

Este trastorno puede combatirse y superarse. Actualmente, es uno de los problemas psicológicos más extendidos entre la población mundial, junto a la depresión, a causa de los muchos altibajos de la vida moderna. Un estado ansioso extremo puede surgir después de una temporada de alto estrés en el trabajo o en otra actividad, por disgustos fuertes o traumas emocionales, por un cambio vital que trastoca la rutina acostumbrada, y por mil razones que pueden parecer triviales, pero condicionan la vida de las personas.

Aunque un grado de miedo y de inquietud son respuestas emocionales normales e incluso necesarias, sentirse ansioso continuada o intensamente puede convertirse en un trastorno difícil de controlar. El síndrome suele manifestarse por diferentes causas, y tiene múltiples síntomas, descritos en manuales como la Clasificación de Enfermedades Mentales (CIE10), que emite la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre los síntomas físicos más comunes se encuentran los dolores musculares, sensación de ahogo, dolor en el pecho, hormigueo en manos o brazos, vértigo o mareos, molestias estomacales o nauseas, migrañas y otras manifestaciones que pueden confundirse con otras enfermedades o dolencias, y que remiten al bajar los niveles de nerviosismo emocional.

Pero las personas que sufren el trastorno comparten un síntoma principal que es el miedo generalizado. La sensación de miedo se vive de forma muy persistente e intensa, pudiendo convertirse en crónica y derivar en otras fobias, si no se trata cuanto antes. Este miedo ante una o varias facetas de la vida, provoca una preocupación tan continuada que vuelve a rizar el rizo. El enfermo de ansiedad se preocupa por todo y, por lo tanto, desarrolla miedo a muchos aspectos de la vida cotidiana, por lo que vuelve a preocuparse por tener esos miedos. Es una situación limitante y que bloquea al sujeto, tanto mental como físicamente. También es común una persistente tristeza, a veces sin encontrar motivo aparente. Por eso, es importante que este trastorno sea diagnosticado y tratado por un terapeuta o especialista médico.

Hay muchos modos de curar esta alteración. En general, es efectivo el tratamiento psicológico, enfocado a que el paciente enfrente sus emociones y aprenda a controlarlas. Se combina, si es necesario, con los tratamientos psiquiátricos, que consisten más en métodos farmacológicos (ansiolíticos, antidepresivos). Es también importante contar con el apoyo y ayuda de personas cercanas y de confianza, que puedan tranquilizar y escuchar a estas personas durante lo peor de sus crisis. Los especialistas señalan que es imposible superar por completo un estado de ansiedad extrema sin contar con alguna ayuda, ya sea terapéutica o de apoyo emocional.

El paso inicial necesario es reconocer que se está padeciendo de ansiedad, o estrés. Se necesita detener el ritmo de vida para observar objetivamente esa falta de calma, esa inquietud que consume al paciente.
También son remedios aconsejables el ejercicio físico, la meditación o el yoga, y otras terapias que colaboren a equilibrar la emocionalidad.