Nueces, los frutos secos aliados del corazón y la memoria

Son el tentempié ideal para los días de frío, ya que resultan muy energéticas y calóricas (son el segundo…

Guía de Regalos

Nueces, los frutos secos aliados del corazón y la memoria
Foto: Flickr-Galería de fotos de Lablascovegmenu

Son el tentempié ideal para los días de frío, ya que resultan muy energéticas y calóricas (son el segundo fruto más calórico por detrás de los piñones). Pero eso no es todo. Si se toman cinco nueces a diario se reducen en un 35% las posibilidades de sufrir un problema cardiovascular.

Por eso, aquellas personas que quieran mejorar su salud, desde todos los frentes, deberían empezar a incluirlas en su dieta.

Existen varias creencias que las tienen como protagonistas y todas ellas se relacionan con las bondades de este alimento.

Los romanos las consagraron a Júpiter y erigieron como símbolo de buena salud y buena suerte. Para los griegos, el nogal constituía un árbol sagrado y sus sabrosos frutos, un regalo de los dioses.

En los pueblos antiguamente, se solían recoger el día de San Juan y se creía que en las casas donde estaban presentes no entraba la enfermedad ni el infortunio.

Por un lado, su contenido en ácido linoleico ayuda a reducir el nivel de colesterol “malo” en la sangre. Por otro, al ser ricas en potasio y bajo en sodio, ejercen un control sobre la presión arterial. Ambas cualidades convierten a este alimento en el gran guardián del corazón. Por eso, quienes las consumen de manera habitual tienen menor riesgo de sufrir una enfermedad coronaria.

Sus ácidos grasos estimulan la memoria y aumentan la concentración mental. Su ingesta se recomienda especialmente en periodos de convalecencia y en niños o ancianos con poco apetito.

Provistas, también, de una gran cantidad de antioxidantes, retrasan el proceso de envejecimiento de la piel y de los órganos. La presencia de Omega 3 en este alimento ayuda a frenar los procesos inflamatorios, mejorando los síntomas de la artrosis y de algunas patologías de la piel (eccema y psoriasis).

Aunque mucho menos conocido, las nueces poseen otro cometido, aparte del de velar por nuestra salud. Descubre en qué otras circunstancias emplearlas: