Otro golpe para parques de California

Unos 200 empleados cobraron un sobrepago de más de 500,000 dólares, encontró una auditoría

Guía de Regalos

Otro golpe para parques de California
La exdirectora del departamento de parques, Ruth Coleman, renunció el verano pasado tras revelarse que algunos de sus empleados mantuvieron 54 millones de dólares ocultos en dos fondos especiales durante más de una década. AP

SACRAMENTO (AP).— Más de 200 empleados del estado recibieron un sobrepago de más de 500,000 dólares por parte de los encargados que violaron deliberadamente las reglas estatales en el ya atribulado Departamento de Parques y Recreación de California, conforme a un informe divulgado el martes por el controlador del estado.

El informe es el golpe más reciente que recibió el departamento, donde el verano pasado algunos de sus empleados mantuvieron 54 millones de dólares ocultos en dos fondos especiales durante más de una década, incluso cuando decenas de parques se enfrentaban a ser clausurados. En las próximas semanas se esperan recibir los resultados de las investigaciones adicionales realizadas por el Departamento de Finanzas y la procuraduría general del estado.

La oficina del contralor determinó que los encargados violaron las reglas y las normas para pagar a 203 empleados unos 520,000 dólares en pagos adicionales durante un período de tres años. Varias docenas de otros empleados también recibieron sobrepagos de más de 63,000 dólares ya que trabajaron más horas o se encontraban en cargos mejores pagados que lo que se permitía.

“La omisión deliberada de los controles internos además de la falta de supervisión y de capacitación del personal causó pagos inadecuados a empleados del Departamento de Parques”, señaló el contralor John Chiang en una declaración. Solicitó medidas de seguridad más estrictas y requisitos de autorización para corregir un estándar muy laxo que “invita al abuso de los fondos públicos.”

El portavoz del departamento, Roy Stearns, afirmó que el departamento está de acuerdo con buena parte de las críticas y que está dando los pasos necesarios para cumplir.

No hay suficientes registros que indiquen cuántos de esos sobrepagos fueron lícitos, según el controlador. Pero los auditores encontraron que los empleados recibieron dinero extra por tareas adicionales realizadas durante más días de lo permitido por las reglas del estado y los acuerdos de negociación colectiva. Uno de los empleados se cambió de tareas tres veces para continuar recibiendo la paga adicional.

Esta paga adicional se otorga supuestamente solamente bajo circunstancias limitadas, por una cantidad de días limitados y solamente con la documentación adecuada. Pero los encargados “evadieron las reglas y las normas” para autorizar los pagos adicionales, según el controlador. Los auditores analizaron tres años que finalizaron el 30 de junio, aproximadamente la fecha en que surgió el escándalo.

Otros problemas implicaron a emplados provisorios que trabajaron más horas que las permitidas, así como también empleados que no tomaron el 5% de reducción en la paga mientras se encontraban de licencia sin trabajar.

El departamento afirmó en su respuesta oficial que los empleados que recibieron paga adicional cumplían con los requisitos para hacerlo, pero que no se siguieron los procedimientos adecuados. Manifestó su desacuerdo con varios de los resultados del informe del controlador.

La exdirectora del departamento de parques, Ruth Coleman, renunció el verano pasado, un empleado en un cargo ejeuctivo fue despedido y otro renunció antes de recibir las medidas disciplinarias. Otras tres personas recibieron medidas disciplinarias y más individuos podrían enfrentarse a penalizaciones, mientras continúan las investigaciones, dijo Stearns, aunque observó que algunos de los empleados pensaban que estaban actuando adecuadamente, según las indicaciones de sus supervisores.

“Para la mayoría de los puntos débiles señalados, ya hemos implementado mejoras”, señaló.

Los problemas en el departamento surgieron por primera vez en julio cuando se informó sobre docenas de empleados del departamento de parques que habían sido autorizado indebidamente a venderle al estado período de vacacones no gozadas.

El controlador encontró que aproximadamente el 90% de las recompras fue autorizado por dos encargados que alteraron los registros de la nómina sin la autorización necesaria.