Un día de spa en casa

¿Te sientes cansada y sueñas con internarte en un spa? Apaga los teléfonos y el ordenador, elige música…

Guía de Regalos

Un día de spa en casa
Foto: Flickr

¿Te sientes cansada y sueñas con internarte en un spa? Apaga los teléfonos y el ordenador, elige música que alegre tu corazón y dedícale un día a tu cuerpo con un spa en casa. Disfrutar de la propia compañía y darse lo mejor es un plan que suena bastante prometedor.

¿Cuáles son los elementos necesarios que nunca deben faltarte para llevar a cabo tu plan de relax y belleza? ¡Toma nota!

No te robes horas de sueño. El descanso es muy importante para la mente, el organismo y la piel. Levántate cuando sientas que has dormido lo suficiente. Agasájate con un delicioso desayuno (infusiones, frutas, yogurt, cereales y/o tostadas)

Hora del baño… Ahora sí, una vez que te sientas lista enciende tu música y sumérgete en la tina de baño. Alterna agua caliente y fría para producir vasoconstricción, poner en marcha la circulación sanguínea y abrir los poros. Luego exfolia tu cuerpo y tus pies.

Luego de tu baño, inicia tu día de spa en casa con una limpieza facial. Si tu piel es normal puedes combinar leche y yogurt para crear un bálsamo natural. Si tienes tendencia a piel seca aplica aceite de oliva con las yemas de tus dedos. En cambio, si tu piel es más bien grasa haz una mezcla de dos cucharaditas de agua con media de bicarbonato de sodio. Cada preparación casera se esparce por el rostro con un algodón y se deja actuar por unos minutos para luego retirar con agua tibia.

El segundo paso es exfoliar la piel de la cara para remover impurezas y células muertas. Mezcla aceite de oliva y sal o bien aceite de oliva, agua y azúcar. La idea es frotar con suavidad en círculos (excepto en la zona del contorno de ojos) y enjuagar.

Utiliza tu crema hidratante, aplica un poco de hielo en la zona de las cejas y procede a depilarlas removiendo el bello desde la parte inferior.

Tómate tu tiempo, medita en una posición confortable o simplemente toma unas respiraciones para aquietar tu mente.

Para reparar el cabello utiliza un baño de crema. Si prefieres hacerlo tú misma puedes seleccionar alguna de estas opciones. Aplícalo sobre el cabello húmedo y desenredado. Déjalo actuar 15 minutos y enjuaga con agua tibia.

Humecta la piel masajeando cada zona de tu cuerpo. Para hacerla más efectiva puedes mezclar unas gotas de aceite de almendras con la crema.

Hora de almorzar… te proponemos que armes una de tus ensaladas favoritas con vegetales frescos y unas piezas de salmón ahumado o atún al natural.

Nos dedicaremos a nuestras manos. Puedes cortar las uñas y/o limarlas. Antes de remover las cutículas o utilizar un palillo de naranjo para correrlas puedes sumérgelas en un recipiente con agua tibia y un toque de crema para el cabello a fin de ablandarlas. Humecta tus manos y antes de pintarte las uñas remueve los restos de crema con un poco de quitaesmaltes (acetona).

Recuerda beber zumos naturales y abundante agua mineral durante el día de spa en casa para desintoxicar el organismo.

Para mimar tus pies cansados, recurre a la reflexología. No es recomendable si estás embarazada.

Pinta las uñas de tus pies para dar el toque final.