Negocian paz constitucional

Las FARC y el gobierno colombiano aplazan las negociaciones hasta el 2013
Sigue a El Diario NY en Facebook
Negocian  paz constitucional
El integrante del equipo negociador de las FARC, Seuxis Paucias Hernández Solarte (frente), acompañado por el segundo jefe de las FARC, Iván Márquez.
Foto: EFE

La Habana/Notimex — El exvicepresidente de Colombia, Humberto de la Calle, jefe de la delegación gubernamental negociadora, afirmó ayer aquí que la paz que se acuerde con las FARC “no será a cualquier precio; será una paz dentro de la Constitución”.

“Esperamos que podamos tener unos acuerdos que permitan que las FARC empiecen su tránsito a la vida política sin armas”, agregó en una declaración leída este viernes en el Palacio de Convenciones de La Habana tras la conclusión del segundo ciclo de diálogos de paz.

De la Calle dijo que para el momento del tránsito de las FARC a la vida política sin armas “se iniciará la tercera fase (de las conversaciones de paz) que incluye la implementación, verificación y refrendación de acuerdo” negociado desde hace más de un mes en esta capital.

“Recibiremos el Año Nuevo con renovada decisión de trabajo para no dejar perder esta oportunidad, con cautela, pero también con esperanza”, señaló el jefe del equipo negociador del presidente Juan Manuel Santos.

En un comunicado conjunto, el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron que se volverán a reunir en La Habana el próximo 14 de enero y confirmaron que las pláticas han transcurrido “en un ambiente de respeto y espíritu constructivo”.

La mesa de conversaciones recibirá el 8 de enero entrante en esta capital las propuestas del Foro de Desarrollo Agrario Integral, celebrado en Bogotá del 17 al 19 de diciembre, para el posterior análisis de las partes.

Esta fue la segunda intervención pública en La Habana de De la Calle desde que iniciaron el 19 de noviembre pasado las pláticas de paz para poner fin al conflicto armado colombiano de casi medio siglo.

La delegación del presidente Juan Manuel Santos siempre ha mantenido discreto silencio a su llegada al Palacio de Convenciones, sede de las conversaciones, que cerraron este día la última jornada del segundo ciclo.

Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, en cambio, se han caracterizado por la casi diaria lectura de comunicados exponiendo sus posiciones.

La víspera criticaron a Santos por negarse a decretar un cese al fuego, como hicieron los insurgentes en forma unilateral al comenzar las pláticas que tienen a Noruega y Cuba como garantes y a Chile y Venezuela como acompañantes.