Marlow Rosado desea poner la salsa en alto

El músico y productor boricua Marlow Rosado, nominado al Grammy al Mejor Álbum Tropical 2012 por su disco 'Retro', sueña con rescatar la salsa

Marlow Rosado desea poner la salsa en alto
Marlow Rosado fue nominado al Grammy al Mejor Álbum Tropical 2012 por su álbum 'Retro'.
Foto: EFE

MIAMI, Florida.— El músico y productor boricua Marlow Rosado, nominado al Grammy al Mejor Álbum Tropical 2012 por su disco Retro, sueña con rescatar la salsa y devolverle “la corona que nunca debió perder” este género musical.

La candidatura le ha dado un nuevo impulso al líder de la banda de la nueva comedia diaria GENTV, El Show con Tony Benítez, que promociona estos días su más reciente producción discográfica, donde el artista reinventa éxitos del pasado como Adoración, Anacaona y Fuego a la jicotea, entre otros.

Este disco forma parte del plan del también líder de la orquesta Marlow Rosado y La Riqueña de revitalizar este género que tantos grandes artistas ha dado a la isla caribeña.

“El disco [Retro] tiene ese nombre porque marca un regreso a la música de los 70. Yo empecé con los arreglos de los temas más o menos iguales, para no asustar a los puristas de la salsa, pero a los diez segundos comienza la metamorfosis y ya a la mitad de la canción, el tema es mío”, expresó el artista.

Rosado, que a lo largo de su carrera ha trabajado al lado de grandes figuras del género tropical, desde Ricky Martin a Celia Cruz, es un gran admirador de los grandes músicos de Fania All Stars, de Héctor Lavoe a Tito Puente, quienes impusieron la salsa en la década de 1970.

Por este motivo, Rosado se ha fijado la meta de devolverle a la salsa el sitio que él siente que le corresponde.

“Antes, la salsa era la música del latino. Hoy no tiene el apoyo de las emisoras de radio”, dijo el músico, que consideró que en aquella época había un “concepto de orquesta”.

“Por eso había solos de piano, solos de trompeta, y el cantante era un músico más. Ahora buscan un cantante bonito. Perdimos la fuerza”, apuntó Rosado, que obtuvo su maestría en Educación de Jazz y ha impartido clases de música en escuelas primarias y centros universitarios.

Su pasión por la música, y por el género tropical en especial, comenzó casi de casualidad o, según él, por intervención divina.

“Cuando tenía ocho años pedí un camión de juguete por Navidad, pero mi mamá, no sé por qué, hoy creo que por intervención divina, me regaló un órgano. A partir de ese momento no dejé de hacer música”, sostuvo Rosado, que, más que con otro músico, se identifica con el pintor surrealista español Salvador Dalí.

“Cuando estaba en el high school [escuela secundaria], un maestro que me escuchó tocar el piano me dijo que le recordaba a Salvador Dalí. No le puse atención, pero en la universidad, mi compañero de cuarto, que era pintor, me dijo lo mismo. ¡Yo ni sabía quien era Dalí!”, recordó entre risas.

Pero después de visitar la biblioteca y descubrir la obra del famoso pintor español, fue, según sus propias palabras, un “amor a primera vista”.

“Dalí refinó mi estilo de tocar el piano. Él me inspira para hacer música”, aseguró Rosado.

Además de su participación musical en El Show con Tony Benítez, Rosado trabaja en la promoción de su disco, que, en caso de ganar el Grammy, supondría un respaldo a su esfuerzo de revitalizar la salsa.

“Será maravilloso”, aseguró el músico, porque “sería una prueba de que tenía la razón”.

Pero, al final, admite que todo lo hace por amor, por amor a la salsa.

“He hecho discos que van en contra de la corriente, con poco apoyo de la radio. Incluso tuve que crear mi propia disquera, Pink Chaos. Y todo porque quiero que se vuelva a respetar al músico. Al final del día, lo importante es la música”, finalizó.