¿A qué le temen los vaqueros?

Tal parece que los que tienen licencias para armas de fuego no quieren que los desarmados sepan quiénes son y mucho menos si son vecinos nuestros.

Por lo menos eso es lo que arroja la controversia suscitada por la publicación de un mapa en que aparecen los nombres y direcciones de aquellos que han obtenido permiso para pistolas.

A raiz de la mansalva en la escuela Sandy Hook en Newton, Connecticut, el periódico The Journal News en días recientes publicó en su página electrónica un mapa interactivo de residentes del condado de Westchester que poseen dichos permisos.

La reacción de los que tienen el permiso y de miles de vaqueros que a través de la nación abogan por su derecho a tener armas andan criticando y amenazando al periódico.

Me parece que los que no queremos poseer un arma de fuego tenemos el derecho a saber qué vecino está armado. Les recuerdo el incidente reportado en estas páginas en que Iraida Palmieri fue baleada en el ascensor de su edificio en Queens por María Cartagena. Aquel 23 de marzo del 2010 la esposa del renombrado pianista Eddie Palmieri apenas escapó con su vida luego del disparo a su cabeza. El desenlace del caso en los tribunales resultó con tratamiento a la atacante que incluye medicamentos y evaluaciones psicológicas.

Cito el caso como ejemplo de cómo si la víctima hubiese sabido de la existencia de un arma de fuego en el apartamento de los vecinos con los cuales hubo incidentes verbales, la víctima pudiera haber tomado precauciones.

Por ende toda información sobre al que se le otorga el permiso de poseer un revolver o pistola es un documento público y por lo tanto los que estén armados no deben tener problema con que el resto de nosotros sepamos quiénes son. ¿A qué le temen estas personas?

Bajofuego@eldiariony.com