Buscan frenar el abismo fiscal

Ven la luz al final del túnel para acuerdo de ambas partes sobre proyecto de ley

Buscan frenar el abismo fiscal
Lamar Alexander, senador republicano de Tennessee durante un informe ayer sobre el abismo fiscal, acompañado por el senador Bob Corker.
Foto: AP

WASHINGTON/EFE — La reunión entre el presidente estadounidense, Barack Obama, y los cuatro líderes del Congreso terminó ayer con “avances” acerca de cómo evitar el “abismo fiscal” antes de fin de año.

Según la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, las conversaciones a puerta cerrada en el Despacho Oval transcurrieron de manera cordial y se dieron “avances”.

De regreso al Congreso, Pelosi comentó que la negociación “está avanzando”, y describió el encuentro como “constructivo”.

El presidente estadounidense, Barack Obama, se mostró “moderadamente optimista” de que se pueda alcanzar un acuerdo de última hora que evite el “abismo fiscal” y pidió a los líderes demócrata y republicano del Senado que presenten un plan común para votarlo antes de que acabe el año.

El encuentro, en el que además de Pelosi y Obama, estuvieron presentes el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, y el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell, duró algo más de una hora.

Según CBS News, una asistente de Boehner aseguró que “el próximo paso deberá darlo el Senado con una acción de ambos partidos”.

Los republicanos se oponen al plan de Obama de subir los impuestos a los hogares con ingresos superiores a los $250,000 anuales y reclaman un recorte drástico de los gastos dedicados a los principales programas sociales.

Hace una semana, Boehner fracasó en su intento de que la Cámara aprobara, con el solo voto de la mayoría republicana, una contrapropuesta que incluía un aumento de los impuestos para quienes ganen más de $1 millón al año.

McConnell, el líder republicano del Senado, se mostró por su parte esperanzado de que ambos partidos puedan acordar mañana un plan que satisfaga tanto a demócratas como a republicanos y que pueda ser aprobado por las dos cámaras del Congreso.

El demócrata Reid dijo que “espera que se derive algo constructivo” de la reunión de ayer en la Casa Blanca, y que se materialice el fin de semana.

Se trata de la última oportunidad para evitar que entren en vigor en enero duros recortes presupuestarios.