Suplican mantener abierta la St. Jerome

Suplican mantener abierta la St. Jerome
Hasta los niños portaron carteles donde pedían a la Arquidiócesis que desista del cierre de la St. Jerome programado para junio del año entrante.
Foto: edlpGloria Medina

Nueva York — Más tiempo para salvar una escuela católica del inminente cierre, fue la súplica de un grupo de padres de familia, estudiantes y líderes comunitarios que se congregaron ayer frente a la Catedral de San Patricio en Manhattan.

“Cardenal (Dolan) no abandone a nuestros hijos”, “San Jerónimo ruega por nosotros” y “Salva a nuestra escuela”, eran algunos de los mensajes escritos en las pancartas que portaban los participantes, para tratar de persuadir a las autoridades eclesiásticas de que desistan del programado el cierre de la escuela St. Jerome, ubicada en El Bronx. en junio próximo.

“Nos enteramos la primera semana de diciembre que van a cerrar la escuela”, dijo Juana Guerrero, una de las madres que participó de la manifestación y que tiene la esperanza de que la escuela se va a mantener abierta.

La única salvación es si en menos de un mes, recaudaban más de $1 millón de dólares.

“En un mes no podemos sacar ese dinero”, dijo Ana Reyes Henríquez, madre de dos estudiantes que acuden al centro educativo. “Si van a cerrar deben darnos por lo menos un año para tener un plan y poder planificar como escuela y como comunidad”.

Lo que está pidiendo el grupo manifestantes es “más tiempo para poder recaudar ese dinero”, según Mychal Johnson, uno de los organizadores.

“Sé lo importante que es la educación y los beneficios que han recibido los que han estudiado en ésta escuela y quiero que otros niños tengan esa oportunidad”, agregó el líder comunitario.

Al igual que Guerrero, otros padres acudieron a la protesta acompañados de sus hijos, estudiantes del plantel estudiantil.

“No quiero irme a otra escuela porque tengo a todos mis amigos y mis recuerdos en esta escuela”, dijo Jazmín Estrada, una estudiante que está en el cuarto grado y quien indicó no entender porqué van a cerrar su escuela.

La escuela tiene actualmente alrededor de 300 estudiantes y ha estado abierta al público desde hace 140 años.

La Arquidiócesis de Nueva York no emitió comentario ayer sobre el pedido de los padres de familia.