Acusan a hispano por accidente mortal

Acusan a hispano por accidente mortal
Marcelo Méndez
Foto: EDLPGLORIA MEDINA

Queens — Un hispano esperaba anoche ser instruido de cargos por la muerte de una persona y dejar a otros heridos, durante un accidente vehicular en una de las principales carreteras de Queens.

Ricardo Rivas, de 39 años, fue arrestado bajo los cargos de homicidio por negligencia criminal, asesinato vehicular y conducir intoxicado, por la muerte de Carlos Rivas, de 27, según el informe de la Policía.

Los otros involucrados en el accidente no fueron identificados por las autoridades.

Más detalladamente, el informe indica que Ricardo conducía un vehículo Ford Explorer 2003 con tres pasajeros y viajaba hacia el Este de la carretera ayer alrededor de las 4 a.m., cuando se estrelló contra la barrera de concreto en el Long Island Expressway en la salida de la calle 108, en el área de Corona.

Carlos Rivas fue transportado al hospital Booth Memorial donde murió poco después. El resto de pasajeros que estaban sentados en la parte trasera del vehículo fueron trasladados al hospital Elmhurst donde continúan en condición estable.

“Sólo recuerdo que me desperté en el hospital muy adolorido, y tuve que salir descalzo porque ni los zapatos los tenía”, dijo Marcelo Méndez, uno de los sobrevivientes del accidente cuando llegó a su casa en el área de Oakland Garden.

Con los ojos llorosos y mostrando los golpes en su cuerpo Méndez indicó que salió de su trabajo de construcción alrededor de las 10 p.m., y llegó a la casa donde renta un cuarto junto a otros salvadoreños.

Méndez dijo que conocía a la víctima fatal como ‘Selvin’, quien vivía en la misma dirección.

“Me había tomado algunas cervecitas y traje otras para la casa”, recuerda Méndez. “Después salí a dar una vuelta con ‘Selvin’, y no me acuerdo de más”.

Además, dijo no recordar cómo fue que se reunió con los otros hombres ni cómo llegó al carro, ni adonde fue el accidente, ni a qué hora sucedió.

Cuando Méndez llegó a su casa todavía no sabía que el “chamaco” con el que había salido a dar una vuelta, había muerto. “Es terrible, no lo sabía ¿y cómo están los otros?”, preguntó.

En la casa donde vivía la víctima fatal y Méndez, otros inmigrantes rentan cuartos.

“Ellos se mudaron aquí hace dos meses”, dijo Fernando Pantoja, de 25 años, uno de los residentes “Ellos si beben, pero son tranquilos, no son de problemas”.

El vecindario es residencial y nadie sabía de la tragedia, pero conocen muy bien la casa donde viven algunos de los implicados en el accidente.

“No los conocemos bien”, dijo un vecino la víctima fatal que se identificó solamente como Nick. “Lo único es que en esa casa hay muchos problemas todo el tiempo y la mantienen como un basurero. La gente va y viene”.

El vecino, de 90 años, dijo que no escuchó ninguna clase de ruido ni de celebración el 31 de diciembre; pero al lado de la vivienda y en la parte trasera todavía se podía divisar muchas botellas desocupadas de licor y varias cajas de cerveza.