Boricuas en NY aspiran mejor futuro con García Padilla

Puertorriqueños residentes en la Gran Manzana piden al nuevo gobernador de la isla combatir la criminalidad y el desempleo
Boricuas en NY aspiran mejor futuro con García Padilla
La familia Rodríguez-Morales se estableció en Nueva York huyendo de la criminalidad que afecta a Puerto Rico. 'Ya no nos sentíamos seguros', dicen.
Foto: EDLPFotos: Jose Acosta

NUEVA YORK — Muchas familias puertorriqueñas que emigraron a los Estados Unidos en los últimos años a causa de la crisis económica y la inseguridad ciudadana están cifrando sus esperanzas de un mejor futuro para la isla en el nuevo gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, quien tomó posesión del cargo ayer.

El abogado y legislador García Padilla, de 41 años, prometió durante la campaña “un mañana mejor” para los habitantes del Estado Libre Asociado, en términos de oportunidades de empleo, calidad de vida y reducción de la criminalidad.

El primer ejecutivo, nacido en el pueblo de Coamo, sucede en la dirección de los destinos de ese país al licenciado Luis Fortuño Burset, del Partido Nuevo Progresista. El nuevo mandatario tiene las herramientas para hacer un cambio, pues su partido, el Popular Democrático, ganó Cámara, Senado y la mayoría de las alcaldías de la isla.

El desempleo en Puerto Rico se calcula en 13.6% y el ingreso per cápita es de $15,203 anuales, cifra que representa menos de la mitad del ingreso en el estado más pobre de la Unión.

Entre la más reciente oleada de inmigrantes que han llegado a los Estados Unidos desde Puerto Rico, figura la familia de Roberto Rodríguez, de 21 años, quien hace apenas dos semanas decidió establecerse por tiempo indefinido en Nueva York, junto a su esposa Jennifer Morales y sus hijos José, de nueve años, y Julián Rodríguez, de seis.

“Nosotros no por falta de empleo, pues mi esposo estaba trabajando, sino porque ya no nos sentíamos seguros en Puerto Rico”, dijo Morales. “La criminalidad ha llegado a niveles insostenibles y eso es lo primero que esperamos que García Padilla solucione durante su mandato”, señaló.

“Nosotros vivíamos en un residencial en Ponce, y a cada momento se escuchan tiroteos como si estuviéramos en la guerra de Vietnam. Vinimos a Nueva York más para proteger a nuestros hijos, porque ya nadie está seguro andando por la calle”, dijo Rodríguez. “Nuestra esperanza está en que el nuevo gobernador, García Padilla, cree más fuentes de empleo y luche contra la criminalidad“, indicó.

Carlos Rivera salió de Puerto Rico hace ya cuatro años, y es un ejemplo de la inseguridad que allá se vive. A sus 25 años, tiene que usar bastón debido a que sufrió una herida en una pierda por una bala perdida.

“Esperamos que García Padilla trabaje para crear más empleos, para que la juventud tenga más oportunidades, y que pare la criminalidad”, dijo Rivera.

Edward Santiago, de 29 años, salió de Puerto Rico hace dos años, debido a la falta de empleo.

“Si en Puerto Rico no tienes al menos un diploma de secundaria, tienes que irte a una finca a trabajar ganando el sueldo mínimo, y con $7 la hora no se puede vivir allá. Por eso me vine para Nueva York”, dijo Santiago. “Mi fe está puesta en que García Padilla cree más fuentes de empleos y mejore la economía”, señaló.