Falta de ayuda por Sandy genera ira

Falta de ayuda por Sandy genera ira
Los miles de damnificados de 'Sandy' no terminan de recuperarse de los daños devastadores que dejó el huracán, a su paso por la costa Este, el 29 de octubre.
Foto: aP

NUEVA YORK — La negativa del Congreso de someter a voto la aprobación de $60 mil millones para ayudar en la recuperación de Sandy, ha levantado la ira entre los afectados por el huracán y los políticos de Nueva York y Nueva Jersey.

Al igual que ocurría con el acuerdo para evitar el abismo fiscal, la Cámara de Representantes tenía hasta ayer para aprobar la ayuda.

La mayoría republicana del Congreso, sin embargo, ni siquiera dio opción a que se votase, aunque el Senado había dado ya su visto bueno la semana pasada.

“Lo peor de todo es que ni siquiera me sorprende”, dijo sobre la decisión en entrevista telefónica Franklyn García, quien tiene el sótano de su casa familiar de la Península de Rockaway aún destrozado y repleto de moho. “¿Qué se puede esperar de los políticos de este país? Lo único que nos ofrecen son falsas promesas”.

Ahora habrá que esperar a que un nuevo Congreso se forme a partir de hoy, y que tendrá que empezar desde cero otra vez el proceso legislativo para que la ayuda sea aprobada.

“La Ciudad ya no cumplió a tiempo con lo prometido con el programa de ‘Reparaciones Rápidas'”, se quejó John Díaz, otro residente de Rockaways que recuperó la calefacción hace sólo dos semanas y temió llegar a Navidad pasando frío.

“Y ahora vemos como los congresistas se ríen en nuestra cara. Si tengo algo claro es que no volveré a votar por nadie en ningunas elecciones”, agregó.

Mientras se confirmaba que el Congreso había decidido posponer el voto del paquete de ayuda, ayer se hizo público también un informe que revelaba que un tercio de los habitantes de Rockaways seguía sin calefacción y un 10% sin electricidad.

El 80% de los hogares de la zona tiene asimismo sus paredes con grandes manchas de humedad, y casi el 40% tiene graves problemas de moho, de acuerdo al estudio llevado a cabo por la organización New York Communities for Change más de dos meses después del paso del huracán.

La decisión del Congreso ha sentado también muy mal a los gobernadores de Nueva York y Nueva Jersey, Andrew Cuomo y Chris Christie, que emitieron un comunicado conjunto criticándola.

“Con todo lo que Nueva York y Nueva Jersey han sufrido, esta falta de acción e indiferencia de la Cámara de Representantes no tienen excusa”, declararon los gobernadores Cuomo y Christie.

Una de las representantes en el órgano legislativo por Nueva York, la congresista Nydia Velázquez, también mostró su desaprobación.

“Es inadmisible que el Congreso se atreva a dejar la ciudad sin siquiera abordar los daños sin precedentes causados por el huracán Sandy”, dijo Velázquez en otro comunicado, en el que recordaba también que los gastos en reparación sólo en Nueva York se estiman ya en $30 mil millones.