Investigan muerte de delincuente

Santo Domingo — La Procuraduría General investigará la muerte, a manos de una patrulla, de un presunto delincuente al que el jefe de la Policía Nacional, mayor general José Armando Polanco Gómez, había amenazado en forma abierta, al pedirle que no se entregara para que permitiera que sus agentes lo localizaran en las calles.

Ángelo Jean Carlos de León (Cacón) cayó abatido la madrugada de ayer en un presunto enfrentamiento a tiros con una patrulla policial en Villa Mella, en la parte norte de esta capital. Era perseguido, al igual que Reinaldo Antonio Estévez Ramírez (Rey), por el asesinato del teniente coronel de la Policía Pedro de la Cruz de la Cruz, ocurrida el pasado 29 de diciembre, en el sector Sabana Perdida.

El general Polanco Gómez desató una amplia polémica al amenazar al supuesto delincuente el pasado miércoles. “Cacón fue que disparó. A nosotros nos gustaría que si Cacón quiere que no se entregue, que nosotros lo vamos a buscar donde se encuentre.

“Con respecto a Cacón, lo digo sinceramente a la sociedad dominicana, con toda la responsabilidad del mundo, me gustaría que no se entregue”, insistió Polanco Gómez. Estévez Ramírez se entregó el jueves bajo la protección de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

En cambio, la muerte de Cacón la anunció el vocero de la Policía, general Máximo Báez Aybar, en su cuenta de Twitter. El oficial aseguró que el presunto asesino “enfrentó con arma de fuego a los agentes, quienes repelieron el fuego del prófugo, causándole las heridas que le produjeron la muerte”.

Su muerte se produjo, según la versión oficial, mientras recibía atenciones médicas en el hospital Ney Arias Lora, próximo a la zona donde cayó abatido, en unos matorrales del Residencial Marañón II.

Ayer, antes de que la Policía emitiera el comunicado oficial sobre la muerte del presunto delincuente, el procurador general Francisco Domínguez Brito, informó que el Ministerio Público “iniciará una investigación formal” sobre el supuesto enfrentamiento armado.