Refuerzan seguridad por paro

San Salvador/Notimex — El gobierno de El Salvador anunció ayer un incremento de la seguridad para evitar que los transportistas que están en paro bloqueen calles, a fin de permitir sus labores a los empresarios de autobuses que siguen prestando el servicio.

“Vamos a aplicar todo el rigor de la Ley a quienes se vean involucrados en actos vandálicos o de sabotaje al transporte público”, dijo el ministro de Seguridad y Justicia, David Munguía Payés.

Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y militares acordaron la noche del jueves desplegarse en puntos clave del país para evitar barricadas y disturbios por parte de los transportistas, señaló Munguía Payés a medios locales.

El paro es implementado desde el jueves por tres gremiales del transporte público en el Gran Salvador para exigir al gobierno varias demandas, entre ellas el pago de cuatro meses de subsidio atrasado y la autorización para incrementar la tarifa del servicio.

Durante el primer día de protesta, los manifestantes quemaron llantas, dañaron varios autobuses y microbuses que habían salido a trabajar, así como también bloquearon calles en esta capital y lugares aledaños.

Los disturbios provocados por los huelguistas obligaron a las autoridades policiales a la detención de al menos 58 choferes y cobradores, quienes fueron acusados de desórdenes públicos.

Las autoridades también anunciaron que pondrán más unidades del transporte y de otros vehículos del Estado a disposición de la población para que se pueda trasladar a sus centros de trabajo y de estudio.

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) condenó el aumento a la tarifa aplicada por varias gremiales del transporte y la violencia que ejercieron la víspera contra la población.

“Quiero expresar mi repudio a los hechos de violencia, al ataque de unidades, de agresión de personas, eso no puede darse”, manifestó el ombudsman salvadoreño Óscar Luna.