Chávez: adorado por unos y denigrado por otros

Cuando en 1999, Hugo Chávez Frías asumió la presidencia venezolana nadie se podía imaginar cual sería el impacto que tendría en toda América Latina su presencia en la conducción de la después llamada República Bolivariana de Venezuela.

Chávez ha ganado todas las elecciones en las que se enfrentó en votación popular a sus contrincantes e ironía del destino la primera vez que perdió en política fue cuando quiso tomar el poder a través de un golpe militar fallido en 1992, o sea de manera anti-democrática. Pero él muy a pesar de sus detractores solo fue una consecuencia lógica de un pueblo cansado y harto de una clase política corrupta dedicada al pillaje y al enriquecimiento ilícito a través de los recursos del estado, algo de lo que nadie se recuerda ahora.

Desde todos los lugares del continente le llegan mensajes de apoyo y solidaridad; el presidente del Uruguay José Mujica fue uno de los que mejor lo expresó “Uno tiene que ser agradecido en esta vida con el amigo que nos ayudó” y hasta desde las entrañas del monstruo como diría el apóstol cubano José Martí, desde El Bronx en New York, en los EEUU la gente que recibió ayuda de petróleo para su calefacción en invierno hace ya un tiempo atrás le hicieron una misa por su salud.

Es claro que este hombre ha sido una figura controversial adorado por unos y denigrado por otros, catalogado como el nuevo Lucifer del siglo XXI, el anti-Cristo comunista, Chávez fue llamado eso y muchas cosas más. Él, independientemente de que continúe o no al frente de los destinos de Venezuela, ya pertenece a la historia, a ese lugar donde solo llega la gente que se gana y logra el cariño de su pueblo. Ese arraigo popular entre las clases sociales mas desposeídas y olvidadas de Venezuela perdurará siempre, aún sabiendo su delicado estado de salud, aún temiéndose lo peor – no deseándolo – como hacen otros que le desean la muerte y no pueden esperar al funeral, Que tal oposición, la venezolana!

No hay sentimientos de solidaridad ni mucho menos de compasión ante el sufrimiento y el dolor ajeno. Aquellos que lo señalaban de ateo y anti-católico cuando se enfrentó a la iglesia venezolana, esa misma iglesia que apoyó el golpe en su contra, yo me preguntó ahora ¿Quién es mas anti-católico- el comandante Hugo Chávez o la furibunda oposición venezolana sedienta de su sangre?

Se le podrá señalar de hablador, bocón, etc pero se le deberá reconocer ciertas cosas y verdades que dijo y que otros no se atrevieron hacer: como cuando llamó ladrón a Alan García Pérez o cuando culpó a George W. Bush de masacrar al pueblo Iraquí con el pretexto de las armas químicas, o cuando capturó a Vladimiro Montesinos prófugo de la justicia peruana.

La fecha se acerca para su nueva asunción de mando el 10 de enero en Venezuela y es casi improbable que esto suceda dada su precaria salud. Pero el triunfo de su partido político Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) es casi inevitable en unas nuevas elecciones. Recordemos que las verdaderas revoluciones no las hace un solo hombre sino todo un pueblo.

Veremos entonces si Venezuela puede salir adelante y sobretodo proteger su valioso petróleo y gas natural, codiciado por muchos grandes y poderosos intereses internos y extranjeros. Es el pueblo venezolano, ese mismo pueblo que reinstaló en el poder al presidente Hugo Chávez después de estar desaparecido por 48 horas en la intentona de golpe del 2002; el verdadero guardián de su soberania, libertad e independencia.