Constructoras hispanas pierden contratos con la Ciudad

NUEVA YORK — La comunidad hispana se mantuvo dividida ayer respecto a una ley que reducirá el porcentaje de empresas de construcción latinas que pueden trabajar con la ciudad de Nueva York, sobre todo en un momento en que la mayoría espera beneficiarse de las tareas de reconstrucción tras el azote del huracán Sandy.

La ley, firmada ayer por el alcalde de la ciudad Michael Bloomberg, discrimina a los hispanos y les ata de manos, dijo Frank García, presidente de la Coalición de Cámaras Hispanas de Comercio de Nueva York.

“Estoy aquí para defender los intereses de los dueños de negocios hispanos. Estamos en contra de esta ley, que creo que es racismo contra los hispanos”, dijo García antes de testificar en contra de la normativa ante Bloomberg, en una sala del ayuntamiento.

La ley Intro 911 firmada ayer es una enmienda de la ley local 129 que se estableció en el año 2005 para ayudar a empresas cuyos dueños son mujeres o miembros de una minoría étnica a lograr contratos con la ciudad.

Las enmiendas cambian varios aspectos de la legislación y benefician a la comunidad hispana en otros sectores, pero reduce el porcentaje de contratos de empresas hispanas de construcción con la ciudad de un 9% a un 4%.

La cifra se ha reducido porque simplemente hay menos empresas de construcción hispanas y certificadas como parte del programa Minority and Women Owned Business Enterprise (“Empresas propiedad de minorías y mujeres”).

A pesar de las protestas, hubo muchas voces hispanas a favor de la nueva normativa. Varios empresarios y dueños de negocios hispanos dijeron estar a favor de la nueva ley, que aseguraron aportará beneficios a varios sectores laborales de la comunidad hispana.