Investigan si choque de ferry en Manhattan fue por fallo humano

Hoy interrogan a miembros de la tripulación y siguen los exámenes a la nave para saber si hubo un fallo mecánico
Investigan si choque de ferry en Manhattan fue por fallo humano
En total, 74 personas resultaron heridas durante el accidente ocurrido ayer en el muelle 11, en el bajo Manhattan.
Foto: EFE / Justin Lane

Nueva York – Los técnicos que investigan el accidente ocurrido ayer en un transbordador en Nueva York, que dejó un balance final de 74 heridos, dos de ellos graves, estudiarán la posibilidad de un fallo mecánico o humano.

Los técnicos del Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) investigarán el estado de los motores, timones y propulsores de la nave, según indicó Robert Sumwalt, miembro de la dirección de ese organismo federal en unas declaraciones.

Los investigadores entrevistarán hoy a los cinco miembros de la tripulación del buque.

También se va a estudiar el grado de cumplimiento por parte de la compañía y del barco de las normas técnicas y de seguridad, añadió Sumwalt, quien dijo que en el momento del accidente el capitán se encontraba en su puesto de mando.

Los tripulantes fueron sometidos ayer a pruebas de alcohol y drogas, que dieron negativas, según indicó un portavoz del NTSB. Además, el tiempo era bueno por lo que no cabe buscar explicaciones en la meteorología o el estado de las aguas.

El accidente ocurrió hacia las 8:40 hora local cuando el ferry de alta velocidad Seastreak cargado de personas que acudían a trabajar, aparentemente se acercó a tierra con más velocidad de la debida y chocó contra el muelle número 11 del puerto del extremo sur de la isla de Manhattan.

La mayoría de los heridos sufrieron lesiones leves, pero dos sufrieron heridas graves en la cabeza. Uno de ellos salió despedido de una de las escaleras de la nave cuando se preparaba para desembarcar y fue operado de lesiones en la cara en el hospital de la Universidad Cornell.

El buque, que navegaba aparentemente a entre 10 y 12 nudos de velocidad, golpeó primero un embarcadero y posteriormente un segundo, según explicó la comisionada de Transporte de Nueva York, Janette Sandik-Kahn, en una rueda de prensa junto al lugar del accidente.

El transbordador es un catamarán de 43 metros de eslora que presenta un boquete en su casco de estribor como consecuencia del accidente.

La nave realiza el servicio llamado “Wall Street” entre Highlands (Nueva Jersey) y el sur de Manhattan (un trayecto de 40 minutos) y, aunque tiene una capacidad máxima de 400 personas, llevaba a bordo 343 pasajeros y 5 tripulantes.

La práctica habitual en los transbordadores es que en la parte final del trayecto muchos ocupantes se pongan de pie y se acerquen a las puertas para desembarcar lo antes posible, por lo que la colisión lanzó despedidos a muchos pasajeros.

“Hubo un impacto tremendo y todo el mundo salió volando hacia adelante”, explicó una pasajera a la cadena de televisión ABC. Otros pasajeros hablaron de escenas de caos y pánico entre los cientos de ocupantes. Ninguno de los ocupantes del transbordador cayó al agua.

Las autoridades enviaron a la zona 150 miembros de los servicios de emergencias en tres minutos, explicó por su parte el comisionado de Bomberos, Salvatore Cassano.

Los transbordadores realizan un tráfico constante en la región de Nueva York, ya que se trata de una zona costera y con islas, y el tránsito es especialmente intenso en las horas de entrada y salida del trabajo.

En octubre de 2003, 10 personas murieron y otras 34 resultaron heridas cuando un ferry procedente de Staten Island colisionó con un muelle de la parte baja de Manhattan.