México busca nuevo rostro

El PRI quiere cambiar la imagen de un país violento, por uno con potencia económica
México busca nuevo rostro
El PRI, tras su regreso al poder en México, busca cambiar la imagen del país en el extranjero (aquí, Joaquín Coldwell, presidente del partido). Foto Notimex

MÉXICO, D.F.— “Vamos a hacer de México un país arrojado y audaz”. El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, concluyó con esta frase un largo discurso con el cual el nuevo gobierno endosó formalmente a cónsules y embajadores la misión de cambiar la imagen en el exterior, de país violento al de una economía en potencia.

“Los esfuerzos a favor de un México en paz, con base en una renovada estrategia de prevención del delito y el fortalecimiento de las instancias responsables de combatir la impunidad y la injusticia, deben contar con el firme apoyo de nuestra diplomacia”, dijo el canciller.

En la reunión anual de la alta diplomacia, que se realiza desde 1990, arrancó así con el cambio de administración y de estrategia que preside Enrique Peña Nieto, quien pretende dar un giro económico más agresivo al papel de México a nivel internacional.

Con este objetivo, un panel de especialistas mexicanos en el tema, encabezado por el director de la Organización de Comercio y Desarrollo Económico (OCDE) expusieron las razones por las cuales la diplomacia deberá ayudar al país a salir del letargo y la comodidad.

“Se trata de conectar la audacia del empresariado mexicano para lanzarse al ruedo del mercado global, con una política exterior audaz”, resumió el embajador eminente y canciller del ex presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Andrés Rozental.

Diplomático por 35 años y pieza clave en las negociaciones del TLCAN, alertó para que se tenga un papel agresivo y no quedar fuera de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y Europa. “Nos perderemos de algo muy importante”.

A decir del empresario Alejandro Rodríguez, dueño de Cinemex —cuarta cadena mundial, primera en América Latina y en el mundo fuera de EEUU— el país está preparado para posicionarse en el mercado exterior tal como lo han hecho compañías mexicanas que facturan en otros países más de 16,000 millones de dólares anualmente.

“También en mi experiencia puedo decir que para atraer inversión, México tiene el ambiente más agradable para hacer negocios”. Rodríguez recordó que otras economías emergentes como India o Brasil llegan a tener impuestos de hasta 50% al entretenimiento o 100% a productos de importación.

Los diplomáticos serán bajo esta lupa “multifacéticos” brazos ejecutores, ya para buscar inversiones, ya acercar a empresarios; promover la imagen positiva del país, fortalecer la educación pública, combatir la pobreza o promover “talentos” como Herminio Blanco —también ex funcionario salinista— que busca encabezar la Organización Mundial de Comercio.

El cónsul de Los Ángeles, David Figueroa, consideró que la promoción de una imagen más positiva de México es posible si se apoya en su fortaleza económica. “Tenemos nuevos tiempos y ciclos: en su momento, Felipe Calderón tuvo que enfrentar al crimen organizado, pero hoy tenemos que buscar cómo construir esta imagen del México próspero”.

Sobre el tema de la migración no hubo pronunciamiento. Fuera de la retórica, el cónsul de San Francisco, Carlos Felix, interpretó la omisión como un “sobreentendido” de que seguirá las mismas directrices de hasta ahora. “Seguramente se reforzarán los programas de atención en el exterior, que ya existen actualmente”.