Abuelos enfrentarían cargos por raptar nieto hace 20 años

El menor vivía con su madre desempleada en un auto y los abuelos decidieron "rescatarlo"
Abuelos enfrentarían cargos por raptar nieto hace 20 años
En esta casa fue criado por sus abuelos el menor Richard Wayne Landers Jr., hoy de 24 años.
Foto: AP / Jim Mone

LONG PRAIRIE, Minnesota, EE.UU. – Un joven de 24 años, que vive en Minnesota con otro nombre, fue secuestrado por sus abuelos paternos hace casi dos décadas, cuando su madre desempleada estaba viviendo en un automóvil en Indiana, dijeron las autoridades.

Los abuelos podrían enfrentar cargos federales en el caso, indicó un jefe de policía en Minnesota.

Richard Wayne Landers Jr. ahora vive en el pequeño poblado de Long Prairie con el nombre de Michael Jeff Landers, informó este viernes la policía del condado Todd. La policía estatal de Indiana anunció que Landers fue encontrado el jueves.

Landers vivió con sus abuelos desde que nació. Pero en julio de 1994, después de pelear con su madre por la custodia, los abuelos lo sacaron de su casa en Wolcottville y huyeron.

“No estoy seguro de que ellos (los abuelos) hubieran tenido alguna vez la custodia legal”, dijo John R. Russell, quien pasó varios meses investigando la desaparición de Landers que tenía sólo cinco años cuando sus abuelos se lo llevaron.

La madre del niño estaba desempleada, al igual que el padrastro. Ambos vivían en un vehículo, recordó Russell.

“Esta gente (los abuelos) eran buenas personas. Estuvo mal que lo hicieran, pero puedo entender por qué”, indicó. “Tampoco creo que el niño hubiera estado en algún riesgo con ellos”.

Richard Harter, padrastro de Landers, no había respondido el viernes a las llamadas telefónicas de The Associated Press. El número de Lisa Harter, madre de Landers, no se ha localizado.

Autoridades en Minnesota indicaron que los abuelos, que ahora viven en el poblado vecino de Browerville, Minnesota, bajo los nombres de Raymond Michael Iddings y Susan Kay, confirmaron la identidad de Landers. Antes de la desaparición se llamaban Richard E. y Ruth A.

Una mujer que respondió un número telefónico asociado con los Iddings dijo que ya informó lo necesario a las autoridades y se negó a conceder una entrevista.

En ese tiempo los abuelos fueron acusados del secuestro con un cargo menor por interferencia con la custodia, que después se convirtió en delito mayor en 1999. Pero la acusación se desestimó en 2008 después de que se enfrío el caso.

Los investigadores reabrieron la investigación en septiembre, después Richard Harter entregó la credencial de seguridad social del niño a un detective de Indiana. Fue entonces cuando las autoridades investigaron y hallaron a un hombre con el mismo número de seguridad social y fecha de nacimiento que vivía en Long Prairie.

?>