‘Game over’ para los videojuegos violentos

‘Game over’ para los videojuegos violentos
El Vice President Joe Biden continua reuniendose con todas las partes involucradas en el asunto del exceso de violencia y acceso a las armas.
Foto: AP

Washington/EFE — El vicepresidente Joseph Biden pidió ayer la ayuda de ejecutivos de la industria de juegos de vídeo para frenar la violencia generada por las armas, aunque reconoció que no existe una “solución mágica” a un problema tan complejo.

“Sabemos que no existe una solución mágica… sabemos que este es un problema complejo y que no existe una única solución. Francamente, ni siquiera sabemos si algunas de las cosas que la gente piensa que tienen impacto en realidad lo tienen”, dijo Biden durante una reunión en un edificio anexo a la Casa Blanca.

Biden recordó que el objetivo de la serie de reuniones que ha sostenido con representantes de diversos sectores de la sociedad civil, a raíz de la masacre de 20 niños en una escuela en Connecticut el pasado 14 de diciembre, es formular medidas para frenar la violencia derivada de las armas en el país.

“Estamos buscando ayuda… estamos ansiosos de ver si hay algo que ustedes puedan sugerirnos que pueda ayudar, como ha dicho el presidente (Barack Obama), a disminuir” la violencia, explicó el vicepresidente.

Biden dijo que la matanza de niños de seis y siete años de edad en sus aulas y en un área considerada hasta ahora inmune a la violencia ha conmocionado al país en una forma que él jamás había visto en su larga carrera política.

Joseph Biden señaló que su Grupo de Trabajo ha sostenido reuniones con representantes de decenas de agencias policiales, de la comunidad médica, de activistas que trabajan con niños y jóvenes, líderes religiosos, grupos en contra de la violencia doméstica, y organizaciones legales.

Esas reuniones también han incluido a representantes de Hollywood, grupos defensores de la tenencia de armas, entre éstos la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA, en inglés), y con representantes de tiendas minoristas involucradas en la venta de armas.

Biden dijo que también prevé reunirse con expertos del sector tecnológico para explorar formas de abaratar los dispositivos que permiten restringir la activación de las armas a únicamente sus propietarios.

Si ese mecanismo estuviese disponible en cada arma a la venta en el mercado “hay pruebas significativas de que eso hubiese podido reducir (el impacto) de lo ocurrido en Connecticut”, observó Biden, refiriéndose a Adam Lanza, el responsable de la masacre en la escuela Sandy Hook en Newtown, Connecticut.

?>