Libro de refranes en hojas de plátanos

'Ojos que no ven, corazón que no siente'
Libro de refranes en hojas de plátanos
Miguel Díaz y Dianne Pulliza autores del libro "La mancha de plátano: platanal de refranes".
Foto: efe

San Juan/EFE — Los artistas gráficos puertorriqueños Dianne Pulliza y Miguel Díaz han publicado el libro “La mancha de plátano: platanal de refranes”, el cual recoge 100 de las frases más coloquiales, en su mayoría de origen español, sobre hojas de la planta.

Pulliza explicó que el libro busca “conservar estos refranes que se han ido olvidando” en la vida cotidiana de los jóvenes, tal como a ella sus padres y abuelos se los mencionaban a diario cuando era pequeña para cualquier situación.

“Nuestros papás siempre nos mencionaban un refrán a diario, y nosotros lo hemos copiado también, al punto de que hablábamos con refranes”, señaló Pulliza, cuyas principales fuentes de información fueron el Diccionario de voces coloquiales de Puerto Rico (1983) y un refranero popular de España (1978).

“No hay mal que por bien no venga”, “Ojos que no ven, corazón que no siente”, “Cría cuervos y te sacarán los ojos”, “De cualquier malla, sale un ratón”, “Te conozco bacalao aunque vengas disfrazao” o “Haz el bien y no mires a quien”, son algunos de los refranes que se plasman en el libro.

Pulliza contó que el proceso de elaboración del libro comenzó hace siete meses cuando escogieron al menos 100 hojas de plátanos diferentes, desde su punto más fresco hasta casi marchitas.

“Me crié con refranes. Siempre hay refranes para dar una lección o sanar algo”, afirmó Pulliza.

La también fotógrafa explicó que el proceso artístico del libro consistió en cortar una parte de la hoja de plátano, escribir el refrán esculpiéndolo y tomar la foto.

Las páginas del libro están dispuestas como postales para que los lectores puedan compartirlas.

Pulliza destacó el centenar de refranes que encontró gracias a la historia cultural y lingüística puertorriqueña proveniente de España y Estados Unidos.

Dijo que en otros países latinoamericanos, entre ellos, Cuba, República Dominicana, Colombia o Venezuela, se utilizan la mayoría de los refranes que plasmaron en el libro, pero en ocasiones las palabras cambian, como “Todos los gatos son negros” o “Todos los gatos son pardos”.

Díaz describió el montaje del libro como “un ejercicio de paciencia” por las cientos de hojas con las que talló los refranes.

“La creatividad da el impulso y cuando surge una idea que motiva, pues uno la puede asimilar con las cosas que uno relaciona”, resaltó Díaz.