Política corrupta “se salva” por haber sido Miss Indonesia

Juez la condena a 4 años y medio de prisión, en vez de a los 12 años que pedía la fiscalía
Política corrupta “se salva” por haber sido Miss Indonesia
Angelina Sondakh alega ser víctima de un gran montaje.
Foto: AP / Tatan Syuflana

Yakarta – El Tribunal Anticorrupción de Yakarta condenó a 4 años y medio de cárcel a la exdiputada del gobernante Partido Democrático y ex Miss Indonesia, Angelina Sondakh, en lugar de a los 12 años que solicitó el fiscal, tras tomar como atenuante los premios de belleza que ganó la imputada.

El juez dijo en la lectura de la sentencia que tuvo en cuenta varios atenuantes, entre ellos el hecho de que la acusada tenía dos niños a su cargo y los galardones en concursos de belleza, como el certamen de Miss Indonesia en 2001.

La política de 35 años, antigua vicesecretaria general del Partido Democrático, que dirige el actual presidente del país, Susilo Bambang Yudhoyono, fue hallada culpable de corrupción en dos casos distintos por un valor total de 34,900 millones de rupias ($3.6 millones, 2.7 millones de euros), según el diario “Jakarta Globe”.

Sondakh también tendrá que pagar una multa de 250 millones de rupias ($25,900).

Según la resolución del juicio, la imputada cobró una comisión de alrededor de $1.3 millones (1 millón de euros) por la adjudicación de la construcción de la villa de los atletas de los Juegos del Sudeste Asiático que organizó Indonesia en 2012.

El dinero lo pagó una empresa propiedad de Mohammad Nazaruddin, extesorero del Partido Democrático y convicto por corrupción.

Asimismo, recibió otros $2.3 millones (1.8 millones de euros) por la adjudicación de equipación de laboratorios en 16 universidades dependientes del Ministerio de Educación.

“Soy la víctima de un gran montaje que me tiene a mí como cabeza de turco y que ha sido guiado por varios conspiradores que se esconden detrás del disfraz de colaboradores de la Justicia”, declaró la condenada.

La sentencia contra Sondakh, una celebridad en Indonesia, es otro golpe al presidente Yudhoyono, cuyo mandato expira en 2014 y que ha visto declinar su popularidad en su segunda legislatura debido a varios casos de corrupción en su círculo cercano y en el seno del Partido Democrático que lidera.

?>