Se preparan para ‘inevitable’ huelga de buses escolares

NUEVA YORK — La huelga de conductores de autobuses escolares de Nueva York es inevitable y podría ser convocada en cualquier momento, según el canciller de Educación, Dennis Walcott.

“Ya no es una cuestión sobre si va a ocurrir o no, sino sobre cuándo va a suceder”, dijo Walcott ayer en conferencia de prensa.

La huelga afectaría a 152,000 estudiantes de la ciudad y lo más probable es que sea convocada para un día de esta semana, por lo que el canciller anunció que ya se está trabajando en medidas para facilitar la vida de los alumnos y de sus familias en cuanto sea oficial.

Aquellos estudiantes que usen el transporte público podrán recoger MetroCards gratis en las oficinas de sus escuelas, así como los padres con hijos matriculados entre kindergarten y segundo grado.

Las familias que vivan demasiado lejos del transporte público, se les pagará a $0.55 la milla si llevan a sus hijos a la escuela en su coche particular.

Los estudiantes serán también dispensados si llegan hasta dos horas tarde a clase el día de la huelga y no afectará negativamente a su reporte de asistencia.

Para aquellos a los que les sea del todo imposible ir a la escuela, trabajadores del Departamento de Educación subirán materiales de estudio para todos los grados a su página web.

Las actividades programadas después de la escuela se mantendrán, pero no así las excursiones planeadas con antelación, que se cancelarán.

En previsión de que algunos alumnos acudan caminando a clase, la NYPD también ha sido alertada para que tenga preparado un despliegue especial de agentes de tráfico, agentes de seguridad cerca de las escuelas y guardias que ayuden a cruzar la calle.

La Agencia de Transporte Metropolitana (MTA) y la Comisión de Taxis y Limusinas también han sido avisadas sobre la inminente posibilidad de la huelga, para que estén listas para afrontar una fuerte demanda de servicio.

“La Ciudad está preparada para proveer a todos aquellos que utilicen el servicio de autobuses amarillos con todo el apoyo que necesiten”, aseguró Walcott.

La web schools.nyc.gov se actualizará cada día de esta semana a las 7 a.m. para que los padres puedan comprobar si hay interrupciones en el servicio de autobuses escolares.

El canciller pidió al sindicato de conductores que notifiquen con al menos 24 horas de antelación el inicio de la huelga para que se pueda avisar con tiempo suficiente a los afectados.

El argumento del sindicato para justificar la huelga es que se teme por los puestos de trabajo de los conductores, porque la Ciudad planea abrirse a nuevos contratistas por primera vez en más de 30 años.

La administración del alcalde Bloomberg busca recortar gastos en transporte y por ello está dispuesta a escuchar lo que piden otras compañías de autobuses privadas.

El sindicato denuncia la falta de protección para los empleados actuales, ya que muchos conductores podrían perder su trabajo a lo largo de este año a causa de ello.

Walcott se ampara en que la Corte de Apelaciones Estatal les da la razón a ellos para no incluir cláusulas de protección en los contratos de los conductores.

“Es una huelga en contra de nuestros hijos”, declaró. “Es ilegal lo que nos están pidiendo y están penalizando a los más vulnerables, lo que es totalmente inaceptable”.