Una vida en los tribunales

Perfiles de tres latinos que con su trabajo hacen funcionar las cortes de NY

Una vida en los tribunales
Fotos Carolina Ledezma/edlpFotos Carolina Ledezma/edlp
Foto: edlpFotos Carolina Ledezma

Nueva York – Un ejército de personas marca el pulso de las cortes de la ciudad. Jueces y abogados dependen del trabajo minucioso de profesionales – muchos de ellos hispanos – que no pierden detalle de los casos y garantizan la seguridad de las personas. Intérpretes, escribanos, reporteros y oficiales son parte de esa fuerza que hace funcionar los tribunales antes y después de que el martillo selle una sentencia.

Sandra Berríos: intérprete/escribana

Sandra Berríos nunca pensó que su talento para la actuación y el español que aprendió de su madre puertorriqueña le darían una carrera como intérprete de la Corte Suprema Civil de Nueva York, donde también ahora es escribana.

“La interpretación es muy viva y nunca sabes qué te van a decir. El trabajo de escribano, en cambio, es más rutinario, pero tienes en tus manos todos los documentos de un tribunal”, explica.

Berrios, una nativa de El Bronx de 53 años que ha actuado en la serie Law & Order, comenzó en la corte de Manhattan hace seis años, luego de trabajar a destajo para el Departamento de Trabajo, fiscalías, cárceles, hospitales y otras cortes.

Llegar allí no fue fácil. Cada cuatro años debió pasar pruebas de certificación, obligatorias para ascender en su profesión. En la que le dio el cargo de escribana, quedó en el puesto 37 entre 641 personas.

De su quehacer diario recuerda los testimonios de tres mexicanos indocumentados, heridos por una cortadora de repollo en un absurdo accidente. “Cuando me tocan casos así, al llegar a casa lloro mucho para descargarme, porque en la corte no puedo expresar emociones”.

Por eso, la actuación es su terapia, afirma quien aspira ser la juez Sonia Sotomayor en la ficción.

Pie de fotos:

Sus dotes para la actuación y el dominio del español han sido clave para que Sandra Berríos consolide su carrera de intérprete y escribana en la Corte Suprema Civil de Manhattan. Foto CAROLINA LEDEZMA/EDLP.

El mayor José Rodríguez vela cada día porque la Corte Criminal y Civil de El Bronx sea un lugar neutral y seguro para todo el mundo. Foto CAROLINA LEDEZMA/EDLP.

A Vanessa Reyes pocas veces en el tribunal le han hecho dejar su máquina de escribir, que le permite siempre estar en el centro de la acción. Foto CAROLINA LEDEZMA/EDLP.

Carolina Ledezma