NY le adelantó el tiro a Obama

No será perfecta, pero la nueva ley neoyorquina que restringe una serie de existentes usos de las armas de alto alcance ya aprobada en el Senado, ahora aguarda la aprobación de la asamblea estatal. Una vez la ley sea firmada por el gobernador, el mandatario federal estadounidense será visto como un blandón.

Recordarán que al día siguiente de la mansalva en la escuela Sandy Hook, el presidente Obama no quiso tratar el tema del control de armas. Muy prematuro y habría tiempo para eso fue lo que se escuchó desde la Casa Blanca.

Obama pudo haber emitido una orden ejecutiva que impusiera una moratoria de 90 días a la venta de armas de alto alcance, pero no lo hizo. Ahora el mandatario habla de invocar los privilegios ejecutivos de la presidencia. Obama le prometió a los familiares de las criaturas acribilladas y a la nación que él trabajaría para evitar que esto volviera a ocurrir. El titular pretende poner en vigor algunas de las recomendaciones del grupo que él le encargó al vicepresidente Joe Biden.

Está por verse, pues ya ha comenzado el tira y jala típico de los que están a cargo del legislativo en Washington.

Mientras tanto, en este estado con una legislatura que en años reciente se destacó por su ambiente de circo ingobernable logró redactar, debatir, enmendar y finalmente aprobar para la firma del gobernador lo que es la más fuerte ley en contra de las mortíferas armas en USA.

Aunque la añadidura a las leyes sobre las armas de alto alcance no es perfecta, muy bien pudiese servir de modelo para la nación. Aunque no creo que eso vaya a suceder. Obama perdió tiempo en activar sus poderes ejecutivos. Su inacción ha permitido que la venta de estas armas haya batido todas las cifras de ventas. En efecto, NY le robó el tiro.

Bajofuego@eldiariony.com