Accidente de autobús deja 20 muertos

La Paz/EFE — Más de 20 personas murieronayer y otras 30 resultaron heridas al precipitarse un autobús a un barranco en la zona andina de Bolivia, informó la Policía.

El autobús, perteneciente a la empresa Trans Sucre, se despeñó cerca del pueblo de Challapata, en el departamento de Oruro, indicó el jefe de la Policía Provincial de esa localidad, mayor Rufo Muñoz.

El vehículo de Trans Sucre partió ayer con 55 pasajeros desde la ciudad de Potosí y pasó por Oruro destino a La Paz, indicó el agente.

La policía trasladó a un hospital de Oruro a 30 heridos, mientras entre 21 y 25 cuerpos siguen atrapados en el vehículo accidentado y se espera la llegada de una grúa al lugar para ayudar en las tareas de rescate, declaró el jefe policial.

Los informes preliminares de la policía, según Muñoz, señalan que el chofer del autobús se encontraba borracho y no reaccionó al llegar a una curva de la carretera.

Se trata del segundo accidente grave ocurrido esta semana en Bolivia, después de que el pasado lunes otro autobús cayera a un precipicio en la “carretera de la muerte” entre Los Yungas y La Paz, dejando un saldo de 18 muertos y 25 heridos.

La causa del accidente pudo ser el agotamiento del conductor del autobús, según dijeron fuentes de la policía de Transito.

Otras 25 personas han sido rescatadas con heridas de diversa consideración, mientras prosiguen las labores de búsqueda, ya que el vehículo se precipitó en un río cuya corriente pudo arrastrar más cadáveres, tal y como apuntaron varios testigos.

La ruta entre La Paz y los diversos pueblos de la zona turística de Los Yungas tiene un primer tramo asfaltado y mejorado, pero la mayor parte de esta vía es de tierra, se encuentra en malas condiciones y tiene tramos sinuosos que bordean barrancos de gran altura.

La peligrosidad de esta carretera se agrava durante la temporada de lluvias, que en Bolivia comprende los meses de noviembre a marzo, ya que las cuantiosas precipitaciones producen deslizamientos de tierra y aumentan la inestabilidad de los tramos no pavimentados