Nueva legislación castiga con severidad este crimen

Nueva legislación castiga con severidad este crimen
El código penal de Nueva York incluye una nueva sección que castiga con más rigor a los tocones en los trenes.
Foto: Mariela Lombard / Especial EDLP

Desde la semana pasada, el código penal de Nueva York incluye una nueva sección que endurece el castigo para los tocones en el transporte público.

Por la sección 130.73, “una persona será culpable de contacto sexual agravado en primer grado cuando él o ella toque, se frote o incida en contacto físico próximo, estando vestida o desnuda, con otra persona con el propósito de gratificar un deseo sexual”.

La norma incluye una cláusula que identifica específicamente el caso en el que “la otra persona no está capacitada para dar su consentimiento por la razón […] de ir como pasajero en el transporte público”.

Está legislación fue introducida hace unos meses por la senadora estatal Diane J. Savino y el asambleísta Michael Cusick, para evitar lagunas jurídicas y lograr que se penalice expresamente a los que realizan tocamientos inapropiados en el metro o en los autobuses públicos.

Además, el tocamiento no consentido pasa a ser considerado como delito o felonía grave de clase B, lo cual puede castigarse hasta con 25 años de prisión, dependiendo del caso. Así, se equiparan estos actos con delitos como robo a mano armada, violación, tráfico de drogas e intento de asesinato.

“Estos tocones no son más que desviados sexuales que van sobre todo tras mujeres que simplemente van o vuelven de su trabajo o de la escuela y que no tienen vías de escapatoria”, dijo la senadora Savino. “Ahora, estos asquerosos depredadores serán tratados por la ley como lo que son, como delincuentes y ofensores sexuales”.

Más que nunca, como advierten representantes de la Fiscalía del Condado de Nueva York, el primer paso es la denuncia, que permitirá no sólo atrapar al perpetrador, sino identificar pautas de este tipo de conductas para ser más eficientes al combatirlas.