Una segunda oportunidad para Obama

Una segunda oportunidad para Obama
Presidente Barack Obama.
Foto: archivo

El triunfo del presidente Barack Obama en las últimas elecciones se debió a que aglutinó todo el apoyo de las minorías (hispanos, afroamericanos, mujeres, jóvenes, gays, sindicatos, artistas, profesionales e intelectuales) lo que le dio la mayoría de votos. El voto hispano, que lo apoyo con más de un 70% de los sufragantes latinos, fue decisivo para su victoria. Esta es la segunda oportunidad que el pueblo hispano le dio al presidente para que resuelva de una vez por todas, el problema migratorio de más de 12 millones de personas.

Este es el chance que el presidente Obama tiene de que quiera ser reconocido en la historia, como el presidente que batió un récord de deportar más de un millón y medio de personas separando familias, o como el presidente que promulgó una ley de inmigración, que sacó de las oscuridad y del submundo de los indocumentados a millones de ciudadanos, que el único delito que han cometido es no tener papeles.

Hace una semana que el Presidente celebró su segunda juramentación dentro de un apretado programa de festejos y celebraciones donde la participación de los latinos fue extraordinaria. La grandiosa jueza Sonia Sotomayor, juramentó oficialmente al vicepresidente, Joe Biden. El destacado joven escritor y poeta cubanoamericano Richard Blanco fue escogido como poeta principal de la ceremonia. Esta es la primera vez que ese honor recae sobre un hispano. También los artistas Maná, Marc Anthony, José Feliciano, Rita Moreno, Chita Rivera, los niños cantores de San Juan, el Ballet Hispano de New York y los mariachis impusieron el sabor latino en la capital del país.

Todo ese reconocimiento a los latinos en su toma de posesión, por parte del presidente Obama estuvo muy bien. Ahora hace falta que todo eso se traduzca en acciones concretas. Vemos ahora que él y los congresistas republicanos ya están hablando de la reforma emigratoria. El senador de la Florida Marco Rubio tiene una propuesta para los inmigrantes, que aunque tiene de muchas fallas, por lo menos se ve la intención de debatir el tema.

Ojalá el presidente Obama tome el liderazgo de la lucha por los inmigrantes y lo haga una prioridad, como ya hizo con el tema de la salud, con el Obamacare. El presidente Ronald Reagan lo consiguió en el 1986.

Los 30 millones de latinos que vivimos en este país, le pedimos al Presidente que cumpla su promesa, si quiere que lo recordemos como el primer mandatario demócrata que encendió a la luz de la libertad para millones de indocumentados.