Qatar en la polémica

Qatar en la polémica
El presidente de UEFA, el exfutbolista francés Michel Platini, se defiende de los ataques que lo tildan de haber vendido su voto para el Mundial de Qatar del 2022.
Foto: ap

NYON, Suiza/AP — El mandamás del fútbol europeo y vicepresidente de la FIFA, Michel Platini, defendió ayer su voto por Qatar como sede del Mundial de 2022, después que la revista France Football reportó una supuesta confabulación entre líderes gubernamentales y del fútbol.

“Me reservo el derecho a demandar a cualquiera que ponga en entredicho mi integridad en esta votación”, dijo el presidente de la UEFA en un comunicado.

Platini respondió a un reportaje de 15 páginas de France Football, titulado “Le Qatargate”, que analiza el proyecto mundialista de Qatar.

La revista relata una cena en noviembre de 2010 en París, en la residencia del entonces presidente francés Nicolas Sarkozy, en la que estuvieron Platini y el príncipe qatarí Jeque Tamim bin Hamad al-Thani.

Allí, Sarkozy habría presionado a Platini por motivos políticos para que cambiara su preferencia por la candidatura de Estados Unidos a la de Qatar en la votación de la FIFA nueve días después, insinuó France Football.

Sarkozy “jamás me hubiese pedido que votara por Qatar 2022 porque sabe que tomo mis propias decisiones”, dijo Platini. “France Football no está haciendo ninguna revelación sobre esa (cena) en el artículo de ayer, porque yo divulgué esa información hace dos años”.

La revista, que se asoció con la FIFA para otorgar el Balón de Oro cada año, intentó conectar la creciente influencia qatarí en el fútbol francés con la decisión del Mundial.

El grupo Qatar Sports Investment vinculado con el príncipe compró el club Paris Saint-Germain en 2011, y también contrató al hijo de Platini, Laurent, como abogado, reportó la revista.

La cadena Al-Jazeera, con sede en Doha, creó una subsidiaria de deportes, Beln Sport, que ahora transmite los partidos de la liga francesa, y tiene los derechos de algunos partidos de la Liga de Campeones y de la Eurocopa de 2016.

Qatar obtuvo los derechos del Mundial de 2022 en la misma votación en la que Rusia, que también fue favorecida por Platini, recibió el torneo de 2018.