Arum: Hispanos dan lustre al boxeo

Arum: Hispanos  dan lustre al boxeo
El promotor Bob Arum se abraza con el filipino Manny Pacquiao. Ya se habla de un quinto combate con Juan Manuel Márquez.
Foto: AP

NUEVA YORK — Bob Arum ha pasado casi medio siglo vinculado al boxeo. Ha vivido todas las facetas del deporte de los puños: buenas, malas y feas.

Arum, un prominente abogado que decidió en 1966 dejar los tribunales para brillar bajo los reflectores de las veladas boxísticas, considera que los hispanos han dado brillo al deporte.

El presidente de Top Rank, que a sus 81 años sigue al frente de una de las promotoras más fuertes del momento, habla de sus vivencias en el deporte.

—¿Como ha cambiado el boxeo en estas décadas?

“Ha cambiado considerablemente. Primeramente, la forma de comunicación electrónica. Ahora tenemos satélites, tenemos ‘pago por evento’, digital, computadoras, pequeños teléfonos celulares. Tecnológicamente todo ha cambiado. Eso ha contribuido para que exista una dinámica diferente”.

“En segundo lugar, este país ha cambiado demográficamente. Hay una creciente y gran población hispana; se puede ver el aumento de peleadores hispanos”.

—¿Cuál es el combate más memorable que presenció?

“He visto grandes enfrentamientos, pero la pelea más memorable que hice en Nueva York fue cuando Roberto Durán derrotó a Davey Moore (por nocaut) para ganar el título mundial de las 168 libras (AMB). Durán había caído en desgracia con los ‘no más’ y luego regresó y peleó con Davey Moore y el (Madison Square) Garden estaba lleno de hispanos y reconquistó el título. Eso fue grandioso”.

—¿Y a nivel mundial?

“Pienso que Hagler-Hearns (15 de abril, 1985) fue una gran pelea; el tercer duelo entre Ali y Frazier en Manila (1 de octubre, 1975) fue sensacional”.

“También Pacquiao-Márquez, la cuarta (8 diciembre 2012), fue una pelea memorable. El ex candidato presidencial (Mitt) Romney estuvo allí; ese fue un tremendo combate, muy bueno”.

—Usted es contemporáneo con Don King, pero continúa como uno de los grandes promotores del momento, ¿a qué se debe ese éxito?

“Creo que yo he sido inteligente, en el sentido de que sabía que mientras me volvía viejo, a medida que el mundo cambia, necesito rodearme de gente joven, así que he contratado a jóvenes”.

“Eso nos ha permitido no solamente mantenernos arriba, pero ser innovadores aprovechando la tecnología. Eso me ha permitido permanecer relevante, mientras que King —que fue un gran promotor— se confió en sí mismo”.

—¿Cuál considera que va a ser su legado en el boxeo?

“Yo no sé. Eso tienen que juzgar otros; pero pienso que el número de grandes peleadores que hemos desarrollado en Top Rank y la cantidad de grandes combates que hemos realizado. También el hecho de que, entre otros promotores, nosotros fuimos los primeros en reconocer cuán importante son los hispanos en el boxeo”.

—¿Se concretará la quinta pelea entre Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez?

“Esperamos que peleen en septiembre. Creo que se dará. Posiblemente en Ciudad de México”.

Bob Arum, nacido en la ciudad de Nueva York, graduado en la escuela de leyes de la Universidad Harvard, usó su preparación académica y su sapiencia para los negocios para convertirse en uno de los más exitosos promotores.

Manejó la carrera de grandes figuras Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán, Julio César Chávez, Oscar de la Hoya —presidente de Golden Boy Promotions—, Floyd Mayweather Jr., Miguel Cotto, Manny Pacquiao, entre otros.