Desesperación por tragedia de Pemex

Sube la cifra de muertos y buscan supervivientes luego de la explosión en edificio

MEXICO/Servicios Combinados — Los alrededores de los hospitales y la morgue donde fueron llevados los heridos y muertos por el incidente en la torre Pemex ,se llenaron ayer de caras de preocupación y ojos encharcados de los familiares, que esperan la evolución de sus seres queridos o bien que les entreguen sus cuerpos para poder velarlos.

Las últimas 24 horas han sido dramáticas para los familiares de los 33 muertos y 121 heridos que ha dejado hasta el momento una catástrofe que ha conmocionado a la sociedad mexicana.

Desde que vio la noticia en televisión, Mónica Durán vivió momentos complicados por no poder localizar a su esposo, Marco Antonio Sigler, que trabajaba en el edificio B2 de este complejo corporativo de Petróleos Mexicanos, donde sucedió la presunta explosión.

Tuvo la suerte de que unas horas después recibió una llamada de una enfermera que, a petición de su marido, le comunicó que estaba vivo, herido con múltiples contusiones y fracturas, en el hospital de Pemex en Azcapotzalco.

“Todo fue un caos, la gente estaba histérica, queriendo saber de su gente, en el hospital no te podían dar información, aparecían unas listas inciertas porque te decían que estaba aquí y a la mera hora no estaba y tenías que irte a otros hospitales a tratar de localizar a tu paciente”, contó esta mujer a las puertas del hospital.

El director general de Pemex, Emilio Lozoya, dijo ayer que la explosión registrada en la sede central de la petrolera parece un accidente, aunque insistió en que “todas las líneas de investigación están abiertas”.

“Lo que uno puede observar es que esto es parte de lo que los expertos perciben como un accidente, pero no se va a descartar ninguna línea de investigación”, dijo a la cadena Televisa al ser interrogado sobre las posibles causas de la explosión.

El presidente Enrique Peña Nieto, quien visitó a los heridos en varios hospitales, exhortó a la ciudadanía a que no haga conjeturas sobre lo sucedido.

“Vamos a emplearnos a fondo para realizar estas investigaciones para, primero, saber realmente qué fue lo que sucedió”, agregó. Las teorías iban desde un incendio eléctrico, un problema del aire acondicionado y hasta un posible atentado en los edificios sedes del monopolio petrolero en fechas en que el gobierno entrante habla de una reforma de energía y más inversión privada en la compañía estatal.