Bill Clinton en funeral de Koch

El exalcalde de NYC recibirá el homenaje del expresidente, que interrumpió viaje a Japón

Bill Clinton en funeral de Koch
El fallecido exalcalde Ed Koch será recordado hoy como un extraordinario y pintoresco neoyorquino.
Foto: AP

NUEVA YORK/AP — Ed Koch será recordado como un singular neoyorquino —admirado, fuerte y pintoresco exalcalde que recibirá el homenaje fúnebre del expresidente Bill Clinton.

Durante los funerales de esta mañana en el Templo Emanu-El, de Manhattan, los dolientes escucharán también acerca de su otra fuerte lealtad: Israel. El cónsul israelí en Nueva York está programado para hablar junto con el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

Asimismo, helicópteros del Departamento de Policía de Nueva York volarán sobre la sinagoga en homenaje al exalcalde Koch.

Clinton interrumpió un viaje a Japón para retornar a Nueva York para los funerales de Koch, según indicó el portavoz del exalcalde, George Arzt.

Indicó que Koch era amigo tanto de Bill como de Hillary Rodman Clinton y significó una gran ayuda para la exitosa campaña de ella para el Senado federal. Koch respaldó también a Hillary en su candidatura presidencial.

Bill Clinton actuará como representante del presidente Barack Obama en los servicios fúnebres.

Koch murió el viernes de un fallo cardíaco a la edad de 88 años.

Los amigos que acudían al almuerzo semanal de Koch en Greenwich Village se reunieron el sábado, dos semanas después de su última comida con ellos.

El funeral será realizado en una de las más prominentes sinagogas, una congregación reformista judía en la Quinta Avenida, de la que Bloomberg es miembro, como también la comediante Joan Rivers y el exgobernador de Nueva York, Eliot Spitzer.

“No quiero salir de Manhattan, aún si me fuera”, dijo Koch a la AP en 2008 luego de comprar un espacio en el Cementerio Trinity Church que en aquel entonces era el único lugar que todavía tenía espacio disponible. “Esta es mi casa. La idea de tener que irme a Nueva Jersey me era tan preocupante”.

Koch gobernó la ciudad por 12 años, con un estilo insolente y lleno de humor con el que él llegó a personificar a Nueva York de los años 80.

El alcalde demócrata tiene el crédito de haber salvado a Nueva York de su crisis económica de los años 70 y de liderar su renacimiento financiero. Pero durante sus tres términos como alcalde, también enfrentó tensiones raciales y corrupción entre sus aliados políticos, así como la epidemia del SIDA, el desamparo y el crimen urbano.

En su intervención radial semanal, Bloomberg calificó a Koch como “nuestro cruzado cívico más incansable y valiente”.

El alcalde dijo que el liderazgo “fuerte y determinado” de su predecesor “ayudó a levantar a la ciudad de sus días más oscuros y la colocó en el camino de su increíble recuperación”.

Y agregó: “Cuando alguien necesitaba una buena patada en el trasero, él se la daba”.

Koch perdió la nominación demócrata para la Alcaldía en 1989 cuando se enfrentó a David Dinkins, quien lo sucedió como alcalde.

Koch dijo que fue derrotado “debido a su longevidad”. En sus palabras, Koch comentó: “La gente se cansa de uno”.